En dos asaltos a mano armada, "motochorros" se alzaron con 22.000 pesos. Uno de esos atracos fue perpetrado contra un maxikiosco ayer en la madrugada, donde delincuentes robaron 10.000 pesos. Otro blanco fue una escribanía y el botín de los ladrones fueron 12.000 pesos en efectivo, algunos cheques y hasta las joyas de una empleada.

En la policía estaban convencidos que no fueron asaltos al voleo. Y es que en el caso de ayer, pasadas las cero hora, el golpe tuvo como objetivo un maxikiosco ubicado en calle Brasil, a metros de Güemes, Capital. Ahí, también funciona una agencia de quiniela y se realizaron cobros de servicio. Por eso creen que los dos ladrones que andaban en moto y atacaron con armas de fuego al dueño, de apellido Díaz, y a su empleado, sabían que podían encontrar una buena suma de dinero. Los desconocidos revisaron lugares puntuales del negocio -que no es grande- hasta que hallaron la suma de 10.000 pesos, indicaron fuentes policiales. Los investigadores no descartan que haya sido una entregada.

El otro atraco sucedió el viernes a la tarde, pero recién trascendió ayer. Fue en una oficina de la Escribanía Guarneri, situada sobre calle Pedro de Valdivia, metros al Este de España, en la zona de Villa del Carril, Capital, informó la policía.

Según explicaron en la policía, en ese lugar realizan los cobros de alquileres de algunos inmuebles. Sospechan que los ladrones manejaban esa información. Sucede que dos ladrones irrumpieron con armas de fuego en la oficina cuando la empleada, María Gil (45), estaba sola, revelaron. Después de amenazarla, se apoderaron de 12.000 pesos en efectivo y algo de 10.000 pesos en cheques. La mujer fue llevada a la fuerza al baño y la despojaron de sus cadenas, aros y anillos, indicaron las fuentes. Los desconocidos escaparon a bordo de una moto.