Tras permanecer 101 días en la clandestinidad, ayer por la mañana se entregó Pedro Iván Saitta, el prófugo que se hacía llamar Leonardo Marcelo Sampieri. Lo hizo junto a su abogado, Fernando Bonomo, en la sede del Cavig.

El sujeto, porteño instalado en San Juan y dedicado a la venta de autos, era buscado desde el sábado 10 de julio pasado, cuando se fugó por los fondos de su casa situada en calle Lautaro, en Concepción, Capital, donde cumplía prisión domiciliaria por presuntas amenazas a una anterior pareja. Lo hizo luego de que una comisión policial llegara a su vivienda para tomarle las huellas dactilares, en medio de rumores que indicaban que no era quien decía ser. Saitta ya registra un castigo de 2 años y 2 meses sin encierro, por tenencia ilegal de armas y explosivos.

Y hoy a las 8,30 está fijada la audiencia para enrostrarle el hecho de haber evadido la prisión domiciliaria y la segura revocatoria de sus condiciones de encierro anteriores.

Lo que no se sabe es cuándo Saitta será extraditado a Mar del Plata, donde se lo acusa de haber participado en el crimen de Mariano Torres (18) en el año 2013.