Con lágrimas en los ojos y conmovida cuando leía los fuertes mensajes que su acosador le envía constantemente desde distintos perfiles falsos, Camila Fernández una joven influencer sanjuanina, relató el calvario que viene sufriendo desde el 2019 por parte de R.B, un estudiante de cine que reside en Buenos Aires. La chica se animó hace unos días a radicar la denuncia en Cavig que ya se encuentran investigando el caso por presunto acoso e instigación al suicidio.

"Me cuesta mucho hacer este video pero necesito ayuda", arranca diciendo la joven que cuenta en su red social de Instagram con más de 40 mil seguidores. Camila mostró las capturas de mensajes por parte de su acosador que además de tratarla de put..., gorda, fracasada y otros insultos de ese tipo, la instigaba a quitarse la vida. 

Según la chica, que estudió cine y actualmente se dedica al arte, chateó con R.B en el 2019 durante tres meses pero que decidió dejar de hablarlo cuando se dio cuenta que el joven no estaba bien. "No hablé más de tres meses cuando me di cuenta que no estaba bien de la cabeza, dejé de hablarlo y empezó a acosarme. Yo en ese momento estaba depresiva, en pareja, estudiando cine y no la estaba pasando bien. Me empezó a mandar mensajes de mucho odio, denuncié en el 2020 y no me dieron bola y hace tres días hice otra denuncia", explica la chica.

Ella cuenta que desde el 2019 al 2021 sufrió una depresión muy fuerte que la llevó a querer quitarse la vida dos veces. "Deberías haberte muerto cuando cuando quisiste suicidarte, porque no lo haces de vuelta. Tirate de un puente, tóxica, put..., gorda", le escribía M.B que ya cuenta con antecedentes de este tipo debido a que en el 2018 fue denunciado por acosar a sus compañeras en la Facultad de Cine en Buenos Aires. 

Si bien la chica se cansaba de bloquearlo, el acosador continuaba escribiéndole de otros perfiles falsos por cuanta red social encontrara. Camila  cuenta que en el 2022 comenzó hacer streamer en la red social de Twitch pero debido a que su acosador también la hostigaba, tuvo que dejar de hacerlo. 

Contó también que cada vez que ella viajaba a Buenos Aires, el sujeto aprovechaba para enviarle mensajes acosadores y amenazantes. Dos veces llegó a Capital Federal para ir al Lollapalooza y no pudo entrar por el miedo que tenía. "Me mandaba mensajes que me iba a violar, me amenazó un monton de veces que si yo lo escrachaba iba a venir en dos días a San Juan y me iba a matar.  Me costó mucho hacer esto porque de ahora en más no me va dejar vivir tranquila. Yo quiero vivir tranquila, no aguanto más. Que alguien me ayude", suplicó la chica.