El martes, fue primicia de Cronica.com.ar un hecho conmocionante ocurrido en el barrio Gutiérrez del partido de Berazategui. Sabrina Brizuela de 28 años, había degollado a su padre Raúl Horacio Brizuela, de 56.

 

Pocas horas después le confesó a su marido, José Luis Luna que “había cometido un error” al asesinarlo, pero que lo había hecho porque era víctima de reiteradas violaciones por parte de la víctima. Luna la acompañó a confesar el crimen según consigna el sitio Cronicasp.com. La mujer está a disposición de la justicia.

 

La causa, que fue caratulada como "homicidio", interviene la doctora María de los Angeles Attarian Mena, fiscal en turno de la Unidad Funcional N° 2 de Berazategui, dependiente del departamento judicial de Quilmes.  

 

En la misma, consta que Brizuela estaba tirado en el interior de la humilde casa situada en el cruce de 415 y 461. Según pudo constatar la Policía Científica, la víctima tenía al menos seis heridas punzantes detrás del cuello que le habría realizado su hija con una arma blanca.