Un delincuente se salvó de milagro de que no lincharan el pasado martes tras robar un celular en Rawson, pero no zafó de ir preso, ya que deberá cumplir 6 años de prisión efectiva por la unificación de dos penas (este jueves fue condenado a un año efectivo por Flagrancia, pero ya arrastraba otro castigo).

Todo comenzó cuando el pasado martes, alrededor de las 20, personal policial de la Unidad Departamental N°3 que estaba de recorrida de prevención y seguridad, escucha vía equipo de comunicación que un sujeto que vestía de pantalón de jean azul y buzo color bordó, se había dado a la fuga al intentar ser entrevistado por un operativo de control en Doctor Ortega y San Miguel.

El hombre huyó en dirección Norte hacia el barrio Sutiagyf, por los que los policías realizaron allí un operativo cerrojo. En un momento, una vecina del barrio les avisó que el sujeto que buscaban le había arrebatado hacía unos instantes su celular y también le había arrancado su musculosa mientras iba caminando acompañada por una amiga, informaron las fuentes.

Continuando con la búsqueda, los pesquisas observaron que un grupo de vecinos tenían al sujeto (conocido en la zona por los vecinos como del ambiente delictivo) en el suelo y con ánimos de linchamiento. Posteriormente, los uniformados descubrieron que tenía en su poder el celular y la remera de la víctima.

Por último, el sujeto identificado como Maximiliano Iván Zárate, fue trasladado hasta la comisaría 25º porque los vecinos estaban con los ánimos muy alterados contra él.