TODO se perdió en la vieja casa que habitan varias familias. Si alguien desea colaborar puede llamar al 155282986 o al 154456818.

 

La familia de un minero (pareja y cuatro niñas) y un pariente que vive en la misma casa quedaron sin nada por un incendio que destruyó por completo esa vieja vivienda de adobes con techo de cañas y palos, y todo lo que tenían en los cinco ambientes. Pasó a las 4,30 de ayer en Arnobio Sánchez al 1626 Norte, en la Villa Nueva Argentina, en Concepción, Capital. Cuando llegaron los Bomberos, sólo pudieron controlar que no se propagara a casas vecinas.
El siniestro comenzó, por causas que se investigan, en un dormitorio de la parte delantera de la casa, que es la que ocupan Aníbal Cortez (33), su mujer Cintia Olguín (29) y sus nenas de 12, 8 y 6 años, y una beba de 1 año y 7 meses.


‘En ese dormitorio no hay electricidad pero la ventana que da a la calle, que dejé cerrada, estaba abierta. Ahí estaba mi hija mayor, pero ella me dijo que no prendió nada. La verdad que no sé qué pensar, estoy esperando que hagan las pericias’, dijo ayer Cintia, que no tenía dónde ir.


La familia de Cintia perdió tres televisores, una cucheta, una cama matrimonial y otra chica, tres roperos, mesas de luz, dos cómodas, mesa, sillas, un aparador, una heladera. Toda la ropa y el calzado.


Las llamas también dejaron sin nada a un primo de Cintia que ocupa otro dormitorio, Leonardo Muñoz (39). Este hombre discapacitado (insulinodependiente por su diabetes) perdió todas sus medicinas, los aparatos que tenía para medirse la glucemia o la presión arterial. Y todas su cosas: una cama, una heladera, un aparador, una mesa, una silla, un ropero con toda la ropa y sus documentos. Ayer, andaba con unos zapatos gomones y una remera que le habían prestado.


‘Necesitamos ayuda porque esta casa está muy vieja y ya no se puede arreglar. Gracias a Dios estamos bien, pero no tenemos a dónde ir’, dijo ayer Cintia.