Las últimas imágenes que se conocieron de las nenas

 

Carla Romina Pipaon es una mujer correntina que se fue de su provincia con sus dos hijas el 8 de julio de 2016. Su ex la denunció y se libró una gran búsqueda, al punto de pedir la captura internacional. Luego de hacerse público el caso, la mujer denunció desde la clandestinidad que era víctima de violencia de género.

 

Ahora, se libró un oficio de la justicia correntina que llegó al despacho de la Sección Coordinación Búsqueda y Rescate de Personas de la Policía de San Juan. La mujer está con sus hijas Abril Agostina Tomasella (9) y Julieta Tomasella (4)

 

La decisión de hacer parte de la búsqueda a la policía sanjuanina es por algún indicio que, evidentemente, la justicia de aquella provincia tiene, aunque se desconoce precisamente de qué se trata.  

 

Carla y sus hijos

 

Esta mujer correntina justificó su partida en un intento por proteger a sus nenas de 9 y 4 años respectivamente, de la violencia y los abusos que, dice, sufrieron de parte de su papá. El padre de las nenas es el abogado Lucio Tomasella, de quien Pipaon se había divorciado.

 

La denuncia de la desaparición hecha por el exmarido Tomasella  tuvo incluso el avala de la ONG Infancia Robada, que encabeza la hermana Marta Pelloni. Apenas conocida la carta, la religiosa también le respondió con una carta pública y a través de las redes sociales. Tomasella, miembro de una conocida familia de la sociedad de la localidad de Goya, había denunciado que Pipaon desapareció con las dos nenas en compañía de la actual pareja de su exmujer, Facundo Ramírez, un misionero que tendría causas judiciales abiertas por denuncia de abusos sexuales en contra de una hija en su provincia. Luego Carla confirmó que se separó de este hombre.

 

Tras afirmar que se fue amenazada e intimidada por Tomasella, Pipaon dijo estar convencida de que hizo lo que “cualquier madre haría sin dudar”, y tras ello acusó en la carta a allegados a Tomasella de encubrirlo de supuestos abusos que cometió contra una de sus hijas. Todo como parte de un larguísimo relato de los padecimientos que, insiste, le tocó vivir y fueron el motivo de su desaparición.