San Juan, 30 de diciembre.- “Lo que más me duele es que era amiga mía. No lo puedo creer”, manifestó indignada Liza Ares, la propietaria del negocio en el que robó Gabriela Belén Sánchez, la virreina de Capital.

La dueña del minimarket dialogó con DIARIO DE CUYO ONLINE y contó detalles del mal momento por el que atraviesa. ”Gabriela era amiga mía. Ella tenía problemas y yo la llamé y le di trabajo”, contó. Ares dijo que la virreina trabajó diez días y que ya en el tercero faltaba plata. Por eso comenzó a seguirla hasta que le preguntó si ella sabía por qué no cerraban las cuentas. “Al principio se mostró inocente, pero después reconoció que había robado, aunque no confesó con cuanta plata se había quedado”, relató la dueña del local.

Luego de varias idas y vueltas, Ares le dio un tiempo a Sánchez le devuelva la plata, pero eso finalmente no ocurrió y tuvo que ir a buscarla a su casa. Allí, la damnificada encontró parte de la mercadería que faltaba y decidió llevarla a la policía por sus propios medios.

“Es una situación horrible por la que estoy pasando. No puede ser que una amiga me haga esto”, concluyó con bronca la dueña del local.