Acuerdo. La decana de Filosofía, Rosa Garbarino, declinó su propuesta de cambio para facilitar el consenso entre las partes. La consejera Mónica Morvillo también sacrificó su postura para alcanzar el acuerdo.

Tras una semana de incertidumbre, en la que hubo negociaciones entre distintos sectores, al final ganó el consenso en la Asamblea Universitaria de la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ) para aplicarle cambios al estatuto y así sumar a la Escuela de Ciencias de la Salud a la vida política de la casa de altos estudios. La modificación, que fue aprobada por unanimidad, se hizo a contra reloj, ya que se debía dar lo antes posible para que tenga el OK del Ministerio de Educación de la Nación. De no tener el aval en tiempo y forma, la novel unidad académica no podrá participar de las elecciones del año que viene y las autoridades de las UNSJ habrán faltado al compromiso asumido en una asamblea previa. Por eso, el rector Oscar Nasisi indicó que enviará "de manera urgente", durante este mes, el nuevo estatuto y hará gestiones para que salga aprobado. El panorama es delicado, ya que un trámite parecido demoró un año en Nación, a lo que se suma que la atención estará puesta en un proceso electoral presidencial. 

El cambio que obtuvo el consenso fue sumar tres miembros al Consejo Superior de la UNSJ y retocar la fórmula para la elección de rector y vice. Los que se incorporarán al cuerpo son el director y un docente de Ciencias de la Salud y un representante del estamento alumno de toda la casa de altos estudios. Así, el órgano rector de la universidad pasará de 36 a 39 miembros. Además, se aprobó que los trabajadores no docentes de la UNSJ sean considerados como distrito único. Esto quiere decir que el voto de ese personal tendrá más peso a la hora de elegir a las máximas autoridades. 

Sobre el cambio de la fórmula de elección de rector y vice habían tres propuestas y, como se vislumbraba tras la asamblea fallida de la semana pasada, ninguna de ellas iba a tener la mayoría calificada. La que tenía mayor respaldo era la "oficialista", liderada por Nasisi y el decano de la Facultad de Ciencias Exactas, Rodolfo Bloch, pero que necesitó de acuerdos para tener el OK final. Así, esa iniciativa terminó con un esquema de participación de Ciencias de la Salud y los demás estamentos similar a la que presentó la consejera Mónica Morvillo. La tercera opción la impulsaba la decana de Filosofía, Rosa Garbarino, quien proponía que todos los estamentos sean contemplados como distrito único y no como parte de una unidad académica. 

Con una negociación trabada, se convocó a un cuarto intermedio de 15 minutos y en ese tiempo surgieron los consensos. Morvillo habilitó a que se ponga en consideración qué propuesta era más conveniente, si la impulsada por Bloch o la de ella. Se impuso la primera por mayoría. Así, Garbarino, tras un dialogo con el decano de Exactas, declinó su oferta en pos de un bien común. A cambio, recibió el OK para conformar una comisión que trabaje para reformar nuevamente el estatuto universitario y buscar que todos los estamentos logren ser distrito único. El resultado de esa comisión, a favor o en contra, se aplicará en los comicios de 2024. 

Incluso, al hacer uso de la palabra, Garbarino manifestó que "no la vamos a abandonar la lucha por el distrito único. Queremos que el voto de una persona valga lo mismo en cualquier lugar. Pero entiendo que los tiempos son muy cortos y que esto tiene que salir. Hemos decidido que vamos a avalar la fórmula de consenso". Con esa reflexión, la decana se ganó los aplausos de los presentes. Por su parte, los asambleístas destacaron "el desprendimiento" que tuvo Morvillo para llegar a un acuerdo.


Consejo Directivo
 

La Escuela de Ciencias de la Salud también contará con un Consejo Directivo, similar al que tienen las facultades. La diferencia es que el de la novel unidad académica contará con ocho miembros de los distintos estamentos.