El miércoles 15 de febrero, el intendente de Ullum, Leopoldo Soler, ingresó de urgencia a la Clínica El Castaño con un fuerte dolor abdominal. Tras la evaluación de rigor, fue operado y allí se constató que tenía perforado el intestino.

 

Al día siguiente, la familia decidió comunicar los detalles de su situación de salud que marcaba la gravedad del cuadro, pero desde el viernes pasado hay un hermetismo en la familia que ha despertado incertidumbre entre los ulluneros, según pudo saber DIARIO DE CUYO.

 

Leopoldo Soler, intendente de Ullum

 

Así las cosas, este diario tomó contacto con el entorno laboral-político del jefe comunal que echaron algo de luz sobre la situación "Está delicado, él ya venía con problemas de salud, sumado a su sobrepeso y por eso el posoperatorio es difícil", dijo un estrecho colaborador.

 

Soler ha presentado fiebre en al menos 2 días de la última semana producto de infecciones. A eso se le suma que el destete del respirador ha sido lento. "Va evolucionando, pero todo es paso a paso en una persona como él que poco se ha cuidado", agregó un funcionario.