El presidente Mauricio Macri dejó acéfala por ahora la Secretaría de Obras Públicas de la Nación y dijo hasta luego a su exejecutivo de Socma, Daniel Chaín.

 

Este miércoles, según confirmaron fuentes oficiales, las piezas no solo se movieron en el tablero del Banco Nación, con el ingreso de Javier González Fraga en lugar de Carlos Melconian. También tambaleó el Ministerio de Interior. Quien dejó finalmente su cargo en la cartera de Rogelio Frigerio fue el secretario de Obras Públicas de la Nación, Daniel Chaín.



Los testigos de su despedida informaron que la renuncia se formalizó esta tarde, pero que todavía queda una cuenta pendiente: hablar cara a cara con Frigerio. La relación entre Chaín y el ministro radical nunca fue la mejor. Se atribuyen desplantes cruzados. Lo cierto es que el exsecretario siempre reportó directamente a Macri. Ambos comparten una extensa relación laboral y personal: Chaín fue un alto ejecutivo de Socma y ocho años ministro de Desarrollo Urbano porteño.



En momentos en que Chaín ya tenía la suerte echada desde su entorno negaron rotundamente un portazo a la política o la gestión pública. Sabía al irse de vacaciones que a su regreso habría definiciones. "Donde sea útil estará", dijo uno de sus más estrechos colaboradores a este medio. Tiene la experiencia necesaria para migrar a otro lugar dentro del Estado, remarcaron. Destino posible: el Plan Belgrano, si es que el tucumano José Cano vuelve a su provincia para encarar la campaña. 



Voceros oficiales no identificados aseguraron que Frigerio no tiene previsto un reemplazo. "Tiene decidido por ahora dejar acéfala la Secretaría de Obras Públicas, sin nombrar sucesor", sostuvieron.



El despido de Chaín maduró antes del fin de año en las frecuentes reuniones de la "mesa chica" del gabinete económico, donde tienen silla Marcos Peña, Gustavo Lopetegui, Mario Quintana y el propio Frigerio. Ellos serán los encargados de decidir a dónde irán los $ 248.227 millones previstos en el Presupuesto 2017 para obra pública en un año electoral. 

 

Fuente: Ámbito