El jefe del Aeródromo de Morón, Ricardo Palazón, fue citado a declarar como testigo en la causa en la que se investiga si los 944 kilos de cocaína secuestrados en España fueron cargados en el país. Palazón era encargado civil de la aeroestación donde guardaban el avión los hermanos Juliá.