Vestuario, escenografías, partituras y atriles son los elementos que la Fundación Ópera San Juan guarda en una vivienda de Capital. Pero en ese lugar, que está bajo la órbita del Ministerio de Desarrollo Humano, debía funcionar una Casa del Escritor, tal cual se había estipulado con el área de Cultura en 2003. Como no se está cumpliendo con ese fin, las autoridades de la cartera social decidieron darle de baja al convenio y recuperar ese espacio para darle una nueva utilidad. Fuentes calificadas señalaron por lo bajo que la persona que está al cuidado de las cosas almacenadas, Ricardo Elizondo, coordinador de la Fundación, además vive ahí, lo que también habría generado la movida. Este negó habitar la casa, dijo que “está a disponibilidad del Gobierno” y que “no hay ningún inconveniente”. Por su parte, la titular de Turismo y Cultura, Claudia Grynszpan, aseguró que pondrán a disposición los depósitos oficiales para que se resguarden los objetos de la ópera.


El ministro de Desarrollo Humano, Walberto Allende, explicó que acordará con su par de Turismo los plazos para que la vivienda quede disponible “cuanto antes”. El funcionario señaló que tienen que analizar cuál será el destino que ahora le darán, pero expresó que ahí pueden funcionar los sectores administrativos de las áreas de Adicciones o de Niñez. Además, remarcó la importancia de que la cartera cuente con una casa propia, dado que hoy alquilan cuatro inmuebles en el radio céntrico para el funcionamiento de dependencias.


La casa en cuestión está ubicada en calle Victorino Ortega al 395 Norte, en la Villa El Parque, en Capital, y fue donada por Iván Kosuljandic al Hogar de Ancianos, que depende de Desarrollo Humano. Su destino original fue para el funcionamiento de una Casa del Escritor, la cual fue inaugurada en 2003, aunque no tuvo continuidad en el tiempo (Ver foto). La movida se dio a través de un contrato de comodato con la entonces subsecretaría de Cultura, área que hoy depende de la cartera que conduce Grynzpan. Si bien no quiso explayarse sobre el tema, Elizondo sí manifestó que había solicitado un lugar para guardar los elementos de la ópera y que esa vivienda se la entregó Cultura en 2008, la cual está bajo su cuidado y a la que se le han hecho muchas mejoras. “Si el Gobierno solicita la casa no hay ningún problema. No tengo otro lugar donde llevar las cosas, por lo que si quitan este lugar tendrán pensado otro espacio”, destacó el artista y coordinador ad honorem de la Ópera San Juan.

En Desarrollo Humano planean darle otra finalidad a la vivienda. 


Por su parte, la ministra Grynszpan explicó que “en cuanto a la necesidad de la Fundación de guardar vestuarios y escenografías, el Ministerio no tiene problemas en generar un espacio dentro de sus depósitos y colaborar para que la entidad no tenga que hacer un desembolso importante y no tenga problemas para conseguir un nuevo lugar”.


Además, la funcionaria señaló que es positivo que la vivienda vuelva a Desarrollo Humano “porque probablemente pueda destinarla a funciones sociales importantes y darle un muy buen uso”.

 

Historia 


Según las fuentes, Iván Kosuljandic vivía en el Hogar de Ancianos y antes de morir, donó la casa que tenía en calle Victorino Ortega a dicha institución, la cual depende del Ministerio de Desarrollo Humano. En 2003, la entonces Secretaría de Acción Social firmó un contrato de comodato con la Subsecretaría de Cultura para que en la vivienda funcionara la Casa del Escritor. En octubre de ese año fue inaugurada y en el lugar hasta se colocaron bibliotecas. Sin embargo, las fuentes explicaron que la iniciativa no tuvo continuidad en el tiempo. 


En 2008, Ricardo Elizondo, coordinador de la Fundación Ópera San Juan solicitó un lugar para guardar elementos y la entonces área de Cultura le otorgó la casa, a la que con el tiempo le hizo mejoras, según manifestó. El convenio establece que en el caso de que no se le diera el fin establecido, Desarrollo Humano está habilitado a darle de baja al contrato, cosa que efectivamente hizo al constatar esa situación.

Notificación


El Ministerio de Desarrollo Humano notificó el 20 de este mes a Turismo y Cultura de la terminación del contrato de comodato firmado el 21 de febrero de 2003. Ricardo Elizondo señaló que aún no le han informado nada, pero es un trámite que se dará en los próximos días.

Finalidad


El objetivo de la Casa del Escritor era que fuera un ámbito para la “ejecución de acciones culturales para dentro del marco de actividades que los escritores desarrollen, con destino preferencial al sector de la tercera edad; proveyendo un marco de contención para los ancianos”, destacó el convenio.