Como hombre de confianza del gobernador Sergio Uñac, fue el elegido para que lo acompañe en la fórmula del Frente Todos, la cual resultó electa. Luego de los comicios generales, el ministro de Hacienda y flamante vicegobernador, Roberto Gattoni, pasó por el programa "A todo o nada" de Radio Sarmiento y habló tanto de la política provincial y nacional. Además, se refirió a la deuda que la Nación mantiene con la provincia por obras viales y fue crítico con el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.

- Esta semana hubo declaraciones del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, que estuvo el viernes en San Juan, quien había dicho que la Nación no le debe nada a la provincia, que se había pagado todo lo que debía abonarse y lo que no se ha hecho en realidad es porque la provincia no hace los trámites...

- Fui a recibir a Dietrich y me dijo que no había dicho eso.

- No es así, está grabado. Le mintió...

- Dietrich mintió y la deuda alcanza unos $3.500 millones. También me mintió cuando dijo que lo que estaba debiendo lo iba a pagar en cuatro cuotas, no dijo que había problemas de papeles. De la deuda de 2016, de 1.300 millones de pesos, que la Nación se comprometió a devolverla financiando rutas provinciales, no ha llegado ni un solo peso. Por eso, fue una declaración de tinte político. Son conscientes que nos deben, que no pagan, que han invertido 750 millones de dólares en el corredor del Paseo del Bajo, en Ciudad de Buenos Aires, y que al interior no le pagan ni siquiera las deudas. Me parece bien que inviertan en Capital Federal, pero que por lo menos paguen las deudas que tienen con el gobierno provincial. 

- ¿Se enojó cuando leyó esas declaraciones?

- Me genera malestar que sea tan diferente el trato entre una situación y otra. Entiendo que, a veces, los gobiernos oficialistas tengan más obras, lo que no entiendo es que no paguen la deuda.

- ¿Qué tipo de obras conforman los 3.500 millones de pesos ?

- Son todas obras nacionales. Está la deuda de 2016 de 1.300 millones. De los 1.200 millones que cerramos en septiembre del 2018 quedaron 880 millones. Ahí tenemos unos 2.100 millones. Y los 1.300 millones de la Ruta 40 Norte, que deben capital más intereses, por lo que hace un total de unos 3.500 millones de pesos. No es ni un peso más ni uno menos.

- ¿Dietrich le reconoció la deuda?

- Por supuesto, sé que el Gobernador le ha mandado los informes y los documentos que son de público conocimiento. 

- ¿Le ha dicho cómo la va a devolver?

- No. Solamente fue una visita corta, vino a visitar las obras. No vino a tratar de arreglar las deudas.

- En algún momento hablaron de la posibilidad de hacer una presentación judicial, ¿en qué situación están ahora? 

- Se nos están agotando los tiempos porque se nos están agotando los recursos, con lo cual, será después una decisión del Gobernador cuál es el momento de cambiar el tono del reclamo o buscar otra vía. 

- ¿Qué tiempo le pone?

- No queda mucho margen para que sigamos financiando obras nacionales. Tenemos obras provinciales, escuelas, viviendas y otras prioridades en un contexto nacional donde la recaudación impositiva está diez puntos por debajo de como evoluciona el gasto, con lo cual, esta inflación golpea muy fuerte en el manejo de las cuentas provinciales y nos va sacando del foco de poder de, además de atender las cuestiones provinciales, atender las rutas nacionales. 

- ¿Se van a frenar ese tipo de obras?

- Si no llegan los recursos habrá que pensar qué va a pasar con esas obras. Hoy cada vez se hace más difícil atender obras nacionales, con todo el esfuerzo que hace el Gobierno provincial. No son obras bajo nuestra responsabilidad y desde el mes de agosto no pagan un certificado, que deberían hacerlo a los 60 días porque nosotros pagamos. 

- En cuanto a la elección del domingo pasado, ¿cuál fue la virtud del Frente Todos en las decisiones políticas que se tomaron y cuál un error?

- La gran virtud es haber consolidado el frente y haber logrado que las distintas expresiones del justicialismo, del bloquismo, del MID, del conservadurismo popular, los movimientos sociales...

- El kirchnerismo...

- Que todas las expresiones hayan configurado en un programa, que ha sido nuestra gestión. Que el modelo que Sergio Uñac ha presentado en la provincia haya conseguido el respaldo de casi el 56 por ciento de los votos es una muy buena legitimación de nuestro proyecto.

-¿Y el error?

- Que en algunas candidaturas, el Gobernador permitió con su generosidad algunas participaciones que, a la luz de los resultados, no han sido las mejores. Eso habrá que revisarlo a futuro, cómo configurar algunas cuestiones a nivel de municipios.

-¿Cuáles?

- Cuestiones antojadizas, como lo que pasó en Angaco o en San Martín.

- En Angaco perdió el candidato a intendente del oficialismo y en San Martín, si bien Cristian Andino es aliado y terminó ganando, perdieron al diputado en manos de San Juan Primero...

- Toda la dirigencia tiene que reflexionar que el electorado hoy no vota cualquier circunstancia y que no se le puede imponer una fórmula sino que pasa por otro lado.

- Sobre el cierre de la campaña, Uñac remarcó el acto de grandeza de la expresidente Cristina Fernández, ¿cree que influyó negativamente en el electorado?

- No, porque el gobernador Uñac destacó el gesto de la expresidente en pos de la unidad del justicialismo, de correrse y dejar que permitiera que Alberto Fernández sea quien encabece la lista y nada más que eso. A partir de ahí, Uñac construye otra cosa.

-¿Cree que va a haber una gran PASO o no?

- En la situación que está Argentina, si no hay un gran acuerdo, con un solo sector del justicialismo no alcanza. Habrá dos escenarios. Este espacio que lidera el único que ha oficializado una candidatura, que es Alberto Fernández, o que confluyamos en una gran PASO. No me imagino por afuera, porque lo dijo el propio Miguel Pichetto, Alternativa Federal está pulverizada. Hay que ser orgánicos y trabajar en el marco del partido justicialista en las dos opciones.

- ¿Se sienten defraudados por Lavagna?

- No sé si defraudados. Roberto Lavagna vino en febrero a San Juan y estuvieron presentes todas las expresiones y vertientes del justicialismo, más el socialismo. A la fecha, pasó demasiado tiempo sin que tomen definiciones y esto juega en contra de Lavagna. Después la historia dirá si perdió tiempo o ganó tiempo. A la luz de la experiencia, dejó pasar un tiempo muy válido. Después salió Alberto Fernández y le copó la parada. 

- Pichetto señaló que Lavagna pulverizó Alternativa Federal. ¿El exministro de Economía no tiene una mirada muy cerrada para no jugar en las PASO?

- Es parte de los problemas que tiene ese espacio, que no definen ni cómo, ni con quién, ni cuándo jugar. Son definiciones muy fuertes a tan poco días de las elecciones. En los comicios que hemos visto, hasta ahora la gente está eligiendo gestiones. Urtubey, que quiere ser presidente, es el único que habla y no puede mostrar una buena gestión en los últimos dos períodos que lleva en Salta. La verdad es que le ha ido mal, ha perdido elecciones, ha tenido problemas en su gestión en sus cuentas fiscales, ha aumentado impuestos en los últimos años. Esta es la propuesta que trae. Seamos razonables al momento de evaluar porque también no es que se genere la oportunidad por fuera.

- ¿Está descartado jugar en ese espacio?

- No lo estoy descartando. Es Urtubey el que tiene que entrar en el justicialismo y ponerse a consideración. 

- Como vice, Uñac redujo personal con el sistema de jubilación anticipada y con otros se acordó salidas, ¿va a seguir en ese camino?

- Tengo una línea que es la que seguimos con el Gobernador. Voy a tratar de ser lo más austero posible, que esté la gente que la Cámara de Diputados necesita para que funcione. Así está funcionando hoy. A veces pasa que dicen que Marcelo nombró mucha gente, pero se jubiló mucha gente. Entonces ha cubierto las vacantes.

-¿Quién va a ser el presidente del bloque del Frente Todos?

- Normalmente es el primer candidato a diputado proporcional. Probablemente sea Alberto Hensel.

- ¿Se siente cómodo con él? ¿Le ve condiciones?

- Muy cómodo. Hemos trabajado muy bien estos cuatro años como ministros, con lo cual, sería un honor y un placer trabajar con Alberto como presidente de bloque.