Con la designación de Hernán Lorenzino, actual secretario de Finanzas de Argentina y un funcionario que mantiene buenas relaciones con banqueros e inversores, Cristina se asegura la continuidad del rumbo económico y muestra la decisión presidencial de mantener esa área bajo su total control.

De igual manera, con la continuidad de otros funcionarios como la titular del Banco Central, Mercedes Marcó, Juan Fábrega como titular del Banco Nación, de Diego Bossio en la Anses, y Ricardo Echegaray en la AFIP, CFK mantiene a resguardo la política financiera y la continuidad del rumbo monetario.

Marcó del Pont ha mostrado ser una clara defensora del uso de las reservas en divisas para avanzar en la política de desendeudamiento y restar volatilidad al mercado de cambios. Mientras que Fábrega ha impulsado la orientación del crédito a la actividad productiva, con acento en las Pyme, y asegura el rol de la entidad como regulador testigo de las tasas de interés del sistema financiero.

La ratificación de Bossio en la titularidad de la Administración Nacional de la Seguridad Social ratifica la custodia de los fondos de los futuros jubilados, con una participación activa en el mercado de capitales, y también como orientador de parte de los Fondos de Garantía de Sustentabilidad, para aplicarlos a inversiones que aseguren la ampliación de la capacidad productiva de la economía. Y la AFIP, se ha convertido en el sabueso impacable en la caza de evasores, especialmente en el sector agrícola. Por eso, anoche se confirmó la continuidad de Echegaray, al menos por un año, ya que su mandato vence el diciembre de 2012.

En cuanto a Lorenzino, fue clave el año pasado en la segunda reestructuración de bonos argentinos en incumplimiento, lanzada para limpiar los remanentes de la cesación de pagos de la deuda soberana del 2001/2002.

‘Seguramente nos vamos a volcar a los mercados internacionales ya que fue un muy buen negociador en los últimos años’, dijo el economista Enrique Dénticece. Lorenzino es percibido como más cercano a políticas promercado que otros funcionarios. Se recibió de abogado en la Universidad Nacional de La Plata y cursó dos maestrías: una en Gestión Pública y Finanzas y otra en Economía.