Marcelo Orrego asumirá hoy como Gobernador y lo hará en medio de una extrema crisis económica nacional, la que refleja, según datos del Indec, una inflación acumulada a octubre del 120 por ciento y un nivel de pobreza del 40 por ciento en el primer semestre de este año, entre algunas de las variables más dramáticas. No obstante, hay entusiasmo tanto en el mandatario electo como en su equipo de tomar ya el timón de la provincia y empezar a encarar la administración, luego de una transición de cinco meses. Saben que el contexto es complejo, sumado a que a nivel nacional habrá un gobierno de otro palo político y que el tablero político local los encuentra en minoría legislativa y peso territorial, pero hay expectativas en lograr los acuerdos necesarios y confianza en el grupo de trabajo para gestionar.

Debido a la crisis nacional, el presidente Javier Milei, de La Libertad Avanza, ya adelantó que "no hay plata" y que cortará los fondos para la obra pública. Orrego le dijo a este medio que quiere reunirse con el jefe de Estado nacional para explicarle la importancia de la obra pública para San Juan, no sólo para los proyectos en ejecución, sino también para los que busca proponer. Es tan sólo uno de los desafíos que deberá afrontar, ya que en el equipo del líder libertario se viene hablando de ajuste, la quita (gradual, pero rápida) de subsidios a las tarifas de servicios públicos y una devaluación del valor del dólar oficial, entre otras medidas, lo que implicará un impacto social.

El gobernador apunta a imprimir mucha gestión y a reducir y hacer eficiente el gasto. Para ello, armó un gabinete en el que se rodeó de gente de extrema confianza y con experiencia en el ruedo municipal, legislativo y en el ambiente privado (ver página 3). En su organigrama, eliminó dos Secretarías de Estado (Ciencia y Tecnología y Deportes), las que fueron absorbidas por dos ministerios. En esencia, mantuvo un esquema clásico de reparticiones, lo que revela que tendrá como prioridad ministerios como Infraestructura, Agua y Energía; Minería, Producción y Familia y Desarrollo Humano, además de que, como había dicho en campaña, pondrá el acento en Educación, Salud y Seguridad. Sumado a tradicionales carteras como Economía y Turismo y Deportes, entre otras.

Orrego jurará como gobernador en la sesión que arrancará a las 17 en la Legislatura y, luego, hará lo mismo con sus funcionarios, tras recibir los atributos de mando. El que le entregará la banda es Sergio Uñac, en el marco de una convivencia institucional y democrática (ver página 5), la que se viene dando hace 40 años (ver página 6). Será importante su discurso sobre cómo se parará su Gobierno y qué hoja de ruta trazará.

El ámbito legislativo local también será un desafío. Juntos por el Cambio (JxC), el frente que lidera Orrego, que en la elección provincial se denominó Unidos por San Juan, ubicó a 12 diputados, por lo que quedó en minoría frente a los 23 peronistas y sus aliados y uno del espacio libertario. Por eso, serán indispensables los acuerdos, en cabeza del vice y presidente de la Legislatura, su socio Fabián Martín, con la oposición para sacar las leyes que necesite para su gestión. A ello, se le suma que el PJ y el bloquismo cuentan con 15 de las 19 Intendencias, por lo que las negociaciones pueden girar en torno al reparto de recursos (los que haya disponibles) a municipios y la aprobación de normas. En el orreguismo hay expectativas de llegar a buen puerto en las tratativas.

También está en minoría a nivel de legisladores nacionales (tendrá dos de nueve), aunque, por cómo viene manejándose, se amparará en la liga de gobernadores de JxC, la que garantizó gobernabilidad al presidente y actuará como reaseguro y cuidado de los intereses de las respectivas provincias.

De cara a lo que viene, en el Ministerio de Hacienda de la gestión uñaquista informaron que entregan las cuentas con equilibrio fiscal. Así, Orrego y su equipo tendrán que analizar si continúan con la cláusula de actualización salarial por efecto de la inflación para los estatales, el reclamo de sectores por nuevos valores de las prácticas que paga la Obra Social Provincia (OSP) y una deuda a cobrar de Nación de unos 8 mil millones de pesos.

Estructura
El partido central de JxC es Producción y Trabajo, de Orrego. Como socios, tiene al Pro, la UCR, Dignidad Ciudadana y Actuar, entre otros. Posee cuatro Intendencias: Capital, Rivadavia, Santa Lucía y Sarmiento, además de concejales en el resto y 12 diputados.

Respaldo
49,5
  Por ciento de los votos sacó Orrego el 2 de julio. Fueron 215.901 sufragios que sacó su lista, con los que aventajó a José Luis Gioja y Rubén Uñac.

Trayectoria
Orrego fue dos veces intendente de Santa Lucía (2011- 2015 y 2015-2019). En ese último año, compitió por la Gobernación y perdió ante Sergio Uñac, pero, meses después, fue electo diputado nacional. Su caudal fue creciendo hasta conquistar el máximo cargo.