Manos a la obra. Cerca de 80 obreros trabajan sin parar para ultimar los detalles de la plaza. En estos momentos el trabajo más fuerte está en el anfiteatro y la fuente seca que decorará la farola centenaria, que está en el corazón de la ex estación. 

 

Espacios verdes, veredines con durmientes, un andén de carga con luces led y hasta tanques de agua que eran usados en la ex Estación San Martín forman parte de la Plaza del Bicentenario, que está casi lista. Este espacio verde, que es la antesala del Teatro del Bicentenario, será terminado dentro de una semana y ahí el Gobierno sanjuanino debe hacer la inauguración. Roland Paparelli, director de Arquitectura, dijo que aún no tienen fecha para la inauguración de esa plaza, que permanecerá cerrada hasta esa fecha. 


La ex Estación San Martín ya no luce igual, ahora el lujo de la plaza se mezcla con parte de la historia de ese espacio y la provincia. Es que si bien se conservó la fachada del edificio antiguo, parte del andén de carga y hasta la farola histórica, los distintos espacios verdes y el travertino de los veredines hacen que el lugar tenga otra estética. Las farolas engalanan las veredas de la plaza, mientras que una decena de bancos, también hechos con durmientes, se lucen junto a modernos bebederos, balizas (son pequeños faroles) y palmeras. 


La construcción de la Plaza del Bicentenario se dividió en dos tramos. Uno de ellos, donde la empresa trabajó primero, es el que da justo al frente del teatro y que tiene como elemento primordial la enorme fuente. Este sector fue entregado por la empresa junto al teatro, sin embargo días después se retomó la obra ya que le faltaba el revestimiento (ver aparte). El segundo sector, que es el que en este momento está casi listo, es el que da al Este del teatro y que promete engalanar a esta cuadra céntrica y totalmente renovada.

 

Es que tiene más de 3.600 metros cuadrados de césped que es cuidado minuciosamente para que luzca de la mejor manera.

 
Entre los distintos jardines de la plaza hay elementos históricos como el andén donde hasta hace poco funcionaba el Museo de la Memoria Urbana. Este centenario andén fue refuncionalizado, para que volviera a tener la estética antigua, cuando era usado para cargar y descargar trenes. Sin embargo, le añadieron elementos modernos. Le pusieron una rampa para discapacitados y en los escalones comenzaron a colocar luces led de colores. El techo también será iluminado de la misma manera.


Otra de las joyitas que la plaza lucirá es el pequeño anfiteatro. ‘Para que la gente se imagine, es similar al del Auditorio Juan Victoria, pero un poco más chico‘, dijo Federico Bocca, el jefe de Producción de la empresa Perfil, que es quien tiene a cargo la obra de la plaza. Este anfiteatro está ubicado a pocos metros de la esquina de calle España e Ignacio de la Roza. Tiene una superficie de 700 metros cuadrados y en ese espacio, 6 gradas de cemento. 


Mientras que la tercera gran joya del sector Este de la plaza es la fuente seca (que no tiene pileta, similar a la del cruce de avenidas Alem e Ignacio de la Roza) que decorará la histórica farola que está en el corazón de la estación, que también fue conservada. Esta fuente estará alrededor de la farola. Ahora trabajan en colocarle luces de colores que teñirán por momentos algunos chorros de agua. 
 

La plaza tiene un superficie total de 21.483 metros cuadrados y se invirtió 87.258.462 pesos para esta obra.

 

 Durmientes
mil metros lineales de durmientes fueron colocados en distintos sectores de la plaza. Sobre todo en los veredines y los escalones de la fuente principal. 

 Fuente seca
42 boquillas de agua están siendo colocadas en la fuente seca que decorará la farola antigua. Esas boquillas estarán acompañadas de luces de colores. 

 Anfiteatro

2,5 metros de profundidad tiene el anfiteatro que está ubicado en la esquina Noreste de la plaza. Forma parte de la cuadra que busca ser un polo cultural.