José Luis Gioja evitó hacer declaraciones a la prensa ayer y eligió la red social Twitter para responder por elevación a algunas de las críticas que recibió el viernes, cuando anunció por cadena provincial el proyecto de enmienda constitucional que lo habilita a ser candidato a gobernador nuevamente. Sin nombrar a nadie, defendió la iniciativa, habló de "resentidos" y usó frases que se pueden interpretar en una doble dirección: a los opositores externos y a su hermano César, que fue el único justicialista con aspiraciones de ser gobernador que lo cuestionó diciendo, entre otras cosas, que "la democracia no se declama, se respeta" y que con la re-re provocó "un quiebre en la familia".

"Siento un dolor profundo cuando en vez de decir compañero, tengo que decir sinvergüenza, pero ya hay más de uno que se lo ha venido ganando", twitteó el gobernador en un duro mensaje dirigido puertas hacia dentro del peronismo.

"Los que se aterran con la enmienda son los mismos que saben que no tienen los votos para ganar elecciones y creen que pueden conseguir con agresión y mentira lo que la democracia les niega en las urnas. El tren fantasma de los resentidos sanjuaninos descarriló hace años y la única vía por la que anda es la que los manda derecho al terminal", aseguró Gioja.

El gobernador ensayó un mensaje que en la red aparece desglosado en diez partes. "Seguramente vendrán extraños de todas partes, con todo tipo de artimañas, a pretender influir en nuestras decisiones", empieza diciendo en alusión a los opositores foráneos, para agregar que "no nos hacen falta, sabemos qué hacer y cómo hacerlo".

Además, en referencia a los que lo acusan de violar la ley, aseguró que "si la posibilidad de enmienda está en la Constitución, ¿cómo puede ser anticonstitucional? ¿Qué tienen en la cabeza?

Gioja concluyó reivindicando la consulta popular que se hará el próximo 8 de mayo, para que la gente diga si está de acuerdo o no con permitir un tercer mandato consecutivo para el gobernador. "No hay que tenerle miedo al pueblo. Tenemos mucha historia luctuosa que nos muestra que cuando alguien trata de torcer por la fuerza lo que el pueblo decide democráticamente, termina siendo un muerto en vida, señaló".