Tras permanecer nueve días alojado en la cárcel que condujo desde diciembre de 2011 hasta febrero de 2014, Leonardo Barac recuperó ayer la libertad. Sin embargo, no todo le salió redondo, ya que fue procesado por el juez Leopoldo Rago Gallo por no haber llevado a cabo la vigilancia o tomado los recaudos necesarios para impedir que un preso haya sido sometido a torturas durante su gestión en el Penal de Chimbas. En el caso de que llegase a juicio, ya que cuenta con instancias de apelación, y fuese condenado, no volverá a prisión porque el delito que le endilgan contempla penas sin encierro efectivo.


La resolución del magistrado salió ayer e involucra a otros 10 implicados. Los guardias Mauricio Díaz, José Tapparo y Marcelo Díaz fueron procesados con prisión preventiva como presuntos coautores de las torturas al interno Federico Fernández Santalucía, acusado de trata de personas y abuso de menores.

El tercero de los penitenciarios estaba en libertad y fue detenido el jueves en la noche por la Policía Federal. El resto de los guardias (Julio y Daniel Mercado, Eduardo Mendoza y Andrés Castro), el psicólogo Alejandro Reinoso y los médicos José Farja y Rodolfo Zapata quedaron imputados como responsables de delitos menores, como el hecho de no denunciar las lesiones y propiciar el abandono del interno. Los siete también resultaron excarcelados.


El caso se desató el 25 de junio de 2013, cuando Fernández Santa Lucía fue atacado por otros internos del pabellón 9 sector 2. El herido fue trasladado al Hospital Marcial Quiroga y al regresar, fue alojado en el de máxima seguridad durante dos días, donde permaneció desnudo, fue golpeado y sometido a sesiones de tortura. El 27 de ese mes, su defensor presentó un habeas corpus y luego de declarar ante el juez, este dispuso su urgente internación en el Hospital Rawson, pero los penitenciarios lo llevaron al microhospital del Servicio Penitenciario y recién lo trasladaron al principal centro de salud de la provincia el 29.


En su resolución, el juez señaló que el exdirector del Penal en la tercera gestión giojista tenía el deber de garantizar la correcta actuación de los guardias, sobre los que tiene poder de mando. Además, presume que tenía conocimiento de los hechos por las obligaciones propias de su cargo. Tras la denuncia de la entonces fiscal Katia Troncoso, Barac había sido desvinculado por el juez porque había considerado que era prematuro atribuirle participación penal sólo por su responsabilidad jerárquica. Pero luego de la apelación a la Cámara, el exfuncionario quedó de nuevo en la mira.

 

Escala

Años de prisión es el máximo de la escala penal del delito que le imputan a Leonardo Barac, exdirector del Penal de Chimbas. El mínimo es de 6 meses. La figura implica que no tomó los recaudos para impedir que un interno fuera torturado.

Notificaciones


Los 11 implicados en la causa fueron notificados ayer de los procesamientos en el Juzgado Federal Nº2. El guardia Marcelo Díaz fue detenido el jueves en la noche y quedó como uno de los principales involucrados en las torturas al preso Federico Fernández Santalucía. Su abogado, Gustavo De la Fuente, aseguró que apelará. Había seis imputados alojados en la cárcel y cuatro de ellos fueron liberados.