El radicalismo afrontará mañana lunes un arduo debate en una reunión de la mesa de conducción nacional que tratará el pedido de licencia de Ernesto Sanz a la presidencia del Comité Nacional y buscará fijar la fecha para una elección interna que elija al candidato presidencial. El centro de la discusión tendrá que ver con que los aliados del precandidato presidencial Ricardo Alfonsín quieren llevar adelante la elección lo más pronto posible y propondrán el domingo 17 de abril, mientras que los referentes cercanos a Ernesto Sanz son más cautos y preferirían extender los plazos. El tercer postulante radical, el vicepresidente Julio Cobos, se autoexcluyó de la contienda anticipada que impulsó desde un primer momento el alfonsinista Movimiento de Renovación Nacional (MoReNa) y es por eso que parte de sus seguidores comenzaron a revisar su lealtad al mendocino.

La reunión fue citada para las 12 en la sede del Comité Nacional, y el primer tema en el orden del día será el pedido formal de licencia de Sanz, para abocarse a la campaña proselitista, que dejará en manos del vicepresidente Angel Rozas la conducción de la fuerza.

Sobre este punto, no habrá discrepancias mayores. Sin embargo, se espera una discusión más profunda sobre la fecha de la elección interna, que tendrá como fin elegir al postulante radical sin necesidad de esperar hasta las primarias de agosto que contempla la ley electoral sancionada en 2009. Además de las discrepancias sobre la fecha, deberán discutir sobre la modalidad de la elección, para no exponerse a posibles impugnaciones judiciales que obstaculicen los planes del radicalismo y es por eso que harán especial hincapié en el carácter de "no vinculante" que tendrá la convocatoria.

No obstante, referentes cercanos a Alfonsín admitieron a esta agencia que del cónclave del lunes podría no salir el día definitivo de la elección sino una simple convocatoria a internas que luego deberá ser convalidada por la Convención Nacional.