• Un ministro con sillas movedizas

Cuentan que al ministro de Educación, Nicolás Trotta, se le tambaleó la sillita cuando se sentó junto a un niño en la ENI 35. Y tuvo un sacudón mayor por el terremoto cuando cenaba en un hotel.

- Cuentas

Tras salir de la Legislatura, el diputado Rodolfo Jalife pasó por un café y lo saludaron unos conocidos, quienes resaltaron su trabajo al calificarlo como "el hombre de las cuentas", dado que es el encargado de sostener los proyectos de ley económicos del Ejecutivo. Tras el comentario, Jalife contó a las risas que se tenía que ir rápidamente a pagar sus propias cuentas.

- Gastada

El vicegobernador Roberto Gattoni es fanático de River y viene sobreviviendo con los últimos triunfos sobre Boca, por lo que los xeneixes en la Cámara de Diputados buscan cualquier alternativa para gastarlo. Una oportunidad que hallaron fue la goleada por 7 a 0 del equipo boquense contra el millonario en el fútbol femenino, lo que revela la paternidad, dijeron los xeneixes.

- Ironías

Un importante funcionario judicial tenía sobre su escritorio un libro titulado "Un mundo sin periodistas". Al percatarse que el cronista que lo entrevista lo observó, el magistrado comentó a las risas que "sería un mundo mejor". Entre bromas, el reportero le contestó que el chiste dice que el mundo sería mejor sin abogados. El libro es de Horacio Verbitsky, el cual habla de la persecución del menemismo a la prensa.