El Gobierno descongeló el precio del pasaje del transporte público, el cual, a partir del lunes, se va a 29,60 pesos el de la llamada primera sección y a 9,80 el escolar. En la primera categoría representa un aumento del 34,5 por ciento, mientras que en la segunda significa una suba del 40 por ciento. En rigor, se trata del incremento que se había fijado en enero del año pasado, aunque, luego, la gestión uñaquista y la Nación pusieron plata para que los montos se mantuvieran en las escalas de 2019. De hecho, para sostener los valores que regirán desde la semana que viene, el Ejecutivo provincial viene destinando 160 millones de pesos mensuales, mientras que la administración del presidente Alberto Fernández viene aportando unos 52 millones de pesos por mes. Inclusive, desde la Secretaría de Transporte y la Asociación Transporte Automotor de Pasajeros (ATAP) hablaron de un esfuerzo conjunto entre el Estado y el sector empresario, ya que el porcentaje de aumento del pasaje está por debajo de la inflación acumulada durante el freno de los precios, la cual estuvo en el orden del 78 por ciento, según las cifras oficiales.

La confirmación la dio el secretario de Transporte, Jorge Armendariz, quien señaló que la idea es que los montos se mantengan durante este 2021 y explicó que "desde el descongelamiento de tarifas, los aumentos en el país van del 22,76 por ciento en Tierra del Fuego al 100 por ciento en La Rioja". En febrero, el sector empresarial le solicitó al Ministerio de Gobierno, que conduce Fabiola Aubone y que tiene a su cargo el área de Transporte, una "adecuación de la ecuación económica". Desde ATAP fundamentaron el pedido en la suba de los costos, como el aumento del 30 por ciento de los salarios de los choferes desde septiembre de 2020, el incremento del gasoil, de insumos como cubiertas y carrocerías y el mantenimiento de las unidades. Armendariz indicó que hubo planteos por un pasaje de la primera sección de hasta 45 pesos. Las pretensiones bajaron, primero, a 32 pesos y, después, a 30 pesos, tal cual lo había manifestado Ricardo Salvá, presidente de ATAP, a este medio. Al ser consultado, el empresario expresó que el aumento "puede que represente un alivio. No es el incremento que debiera ser. Cualquiera que haga números se va a dar cuenta que después de un año y medio de inflación, una suba desde el 34 por ciento de la tarifa no es para nada significativo".

Así, finalmente, la tarifa de la primera sección pasará de 22 a 29,60 pesos desde el lunes, mientras que el escolar escalará de 7 a 9,80 pesos. Los montos de 22 y 7 pesos de ambas categorías estaban vigentes desde julio de 2019 y en diciembre de ese año se dispusieron los valores actuales, que iban a regir para 2020. Sin embargo, la gestión uñaquista y el Gobierno nacional subsidiaron y frenaron los incrementos. En diciembre pasado, el ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, visitó la provincia y adelantó que el aporte de la administración central iba a estar en el orden de los 60 millones de pesos desde marzo, lo que no implicaba un crecimiento sustancial de lo que se venía subsidiando durante el año pasado. De esa forma, con el descongelamiento de las tarifas en todo el país, el Ejecutivo provincial dispuso la suba, pero con el valor de referencia de 2020.

Por otro lado, el Gobierno licitó el nuevo recorrido de las líneas y viene poniendo en marcha progresivamente el nuevo sistema de transporte Red Tulum, el cual tuvo su punto de partida en los departamentos alejados (Ver Nuevo sistema...).


Gestiones

La ministra de Hacienda, Marisa López, y la de Gobierno, Fabiola Aubone, gestionaron el año pasado los fondos en Nación para congelar el pasaje en 2020.


Aporte

Jorge Armendariz, secretario de Transporte, dijo que la provincia aportó, en 2020, 123 millones de pesos por mes en subsidios. Este año son 160 millones de pesos.

  • Nuevo sistema de transporte

La gestión uñaquista puso en marcha el nuevo sistema de transporte público de pasajeros para la provincia. Primero lo hizo para los cuatro departamentos del interior: Calingasta, Jáchal, Iglesia y Valle Fértil. Para el resto, el inicio quedó postergado por las obras de infraestructura de las dos estaciones de transbordo: Córdoba y Jujuy.

Para dichas tareas, cuyas finalizaciones está previstas para abril y mayo, la provincia recibió asistencia financiera por parte de Nación. El Ministerio de Transporte, que conduce Mario Meoni, envió 130 millones de pesos para cada una de las estaciones. Además, Nación aportará la totalidad de los recursos necesarios para la remodelación y construcción de las nuevas terminales para los departamentos alejados. Con el compromiso nacional, en la gestión uñaquista buscan arrancar con esas cuatro obras durante este año.