Alejandra Maglietti es muy activa en su cuenta de Instagram, donde acumula 1,8 millones de seguidores. Allí, la panelista de Bendita (El Nueve, lunes a viernes a las 20) postea fotos de su trabajo como modelo y su vida personal, y recibe cientos de comentarios. Pero esta vez la red social le jugó una mala pasada.    

Resulta que, este fin de semana, Maglietti compartió una sensual foto en la que se la ve acostada boca abajo sobre su cama. Y aunque no parecía tener nada de malo, Instagram se la censuró. "Indignación ja, ja, ja, ja. ¿Servicios sexuales dice? No sabía que Instagram era tan moralista", escribió la abogada mostrando el mensaje que le enviaron desde la red social para notificar su decisión.

"Se eliminó tu publicación. Incumple nuestras normas comunitarias sobre servicios sexuales para adultos", se lee en el comunicado.

Según detalla el mensaje, en Instagram, las actividades sexuales incluyen "pornografía y actividades sexuales grabadas, mensajes sexuales, eróticos o tántricos, ofrecer o solicitar imágenes de desnudos o sexuales" y otros.  

A su vez, la panelista de El Nueve sostuvo que otros influencers suben imágenes más fuertes que la que publicó ella y remarcó que realmente en su posteo no mostraba ninguna parte íntima de su cuerpo.

"Y finalmente un día Instagram me censuró… ¿les parece para tanto? No sé, yo veo fotos muy explícitas como para que esta genere algún tipo de escándalo", se descargó Maglietti en su cuenta de Twitter.

Luego, en diálogo con Clarín, la panelista expresó: "Estoy enojada porque la foto no tiene nada fuera de tono, se ve la espalda y nada más. Lo que publiqué no es un desnudo, no sé desde cuándo son tan moralistas en Instagram". 

Y agregó, notablemente molesta y sorprendida: "Nunca pensé que podía ser censurada".

Cabe destacar que esta decisión de la red social se da en medio del auge de las plataformas de contenido para adultos como Only Fans o Divas Play, de las cuales forman parte famosas como Silvina Luna, Florencia Peña y Silvina Escudero. Los sitios en cuestión requieren membresía y muestran videos y fotos eróticas.