Emma Watson hizo una jugada producción para la conocida publicación Vanity Fair y contó por qué no se saca selfies con sus fanáticos.
 

A sus 26 años, dejó de ser una "niña de Hollywood" y realizó fotos muy jugadas, en las que se llega a mostrar en topless.
 

 

A diferencia de muchas celebridades que se alimentan del contacto permanente con sus fanáticos, la actriz que brilló en Harry Potter no le gusta que le tomen selfies. "Para mí, es la diferencia entre poder tener una vida y no. Si alguien me toma una fotografía y la publica, en dos segundos han creado un marcador de exactamente donde estoy en un rango de 10 metros", manifestó.
 

"Tengo que elegir con cuidado y elegir mi momento para interactuar. ¿Cuándo se trata de un observador de celebridades y cuándo es alguien que se encarga de arruinarle la semana a otra persona? A los niños no les digo que no, por ejemplo", agregó.


 

 

The newest Disney princess @EmmaWatson opens up about her metamorphosis from child star to leading woman (link in bio). Photograph by Tim Walker.

Una publicación compartida de Vanity Fair (@vanityfair) el