No hay datos certeros que indiquen que cada vez hay más personas víctimas de párkinson, pero sí acerca de que bajó la edad de quienes la padecen. Según los especialistas ya hay pacientes de entre 38 y 40 años cuando lo usual es que esta enfermedad aparezca después de los 55 años. Ayer se conmemoró el Día Mundial del Párkinson con una caminata y demás actividades en las que participaron los pacientes y a sus familiares. Las mismas fueron organizadas por la Asociación Civil Parkinson San Juan, el Ministerio de Salud y la Cámara de Diputados.

Según dijo Graciela Orostizaga, presidenta de la Asociación Civil Parkinson San Juan, en la provincia hay alrededor de 1.000 personas que padecen esta enfermedad. Agregó que es un número que se ha mantenido estable y que la única variación perceptible es la edad de los pacientes. ’Esta enfermedad siempre se hizo presente en personas mayores de 55 años, pero ahora hay hombres y mujeres de entre 38 y 40 años que ya la tienen. Al menos es la realidad que vemos durante las reuniones de la Asociación’, dijo Orostizaga.

La mujer agregó que esta baja en la edad de pacientes con párkinson se percibe desde hace unos 5 años y que puede remitirse al estrés y al ritmo de vida actual.

Por su parte, Juan Carlos Giugni, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Rawson, también coincidió en que cada vez son más jóvenes los pacientes con este mal, aunque dijo que se desconoce la razón. ’Aún se desconoce la causa que origina esta enfermedad por lo tanto es casi imposible llegar a determinar por qué cada vez son más jóvenes los pacientes. Igual no podemos descartar la hipótesis de que sea por estrés’, dijo.

Patricia Bustos tiene 41 años. Desde hace 4 padece párkinson. Dijo que lo que más le costó superar de la enfermedad fue ’la vergüenza’ de sentirse discapacitada. ’Me costó mucho asumir que siendo tan joven ya tenía esta enfermedad. También me costó dejar de sentirme avergonzada cada vez que alguien me mira cuando comienza a tiritar mi cuerpo. Cambié mi actitud de vida y eso, junto al apoyo incondicional de mi familia, me ayudaron a convivir sanamente con este mal’, dijo la mujer. 

El párkinson es un mal que, además de trastornos a nivel físico y neurológico, genera inconvenientes a nivel social. Superar la vergüenza de padecer este mal es una de las principales trabas que deben superar los pacientes, según los especialistas.

 

Algunos datos


Conmemoración

La Organización Mundial de la Salud declaró en 1997 Día Mundial del Párkinson el 11 de abril, por el aniversario del nacimiento de James Parkinson, neurólogo británico que en 1817 describió lo que en aquel tiempo llamó Parálisis Agitante y que hoy se conoce como Enfermedad de Parkinson. Asociaciones de párkinson de todo el mundo conmemoran este día con actividades para difundir la realidad de este enfermedad y sensibilizar a la sociedad.

La enfermedad

El párkinson es un trastorno neurodegenerativo crónico que afecta al sistema nervioso central. Se produce por la muerte de las neuronas dopaminérgicas, que son las encargadas de producir dopamina, un neurotransmisor muy importante para la función motora. En la actualidad, se desconocen las causas que provocan la enfermedad y no tiene cura, pero hay diversas terapias y tratamientos para atenuar los síntomas y mejorar la calidad de vida.
 

La autoayuda

La Asociación Civil Parkinson San Juan se ocupa de dar contención tanto a las personas que padecen esta enfermedad como a sus familiares. Organiza reuniones semanales donde se habla de este mal y las herramientas necesarias para mejorar la calidad de vida de quienes la padecen. Los interesados en formar parte de la misma pueden contactarse al 155467046 - 4230776; [email protected]


Atención exclusiva

En el Hospital Guillermo Rawson funciona, desde mediados del año pasado, un consultorio exclusivo para la atención de pacientes con párkinson. Depende del Servicio de Neurología y está a cargo de 5 especialistas. La ventaja de contar con este servicio exclusivo es que el tiempo de consulta de cada paciente se puede prolongar todo lo necesario sin alterar la atención de los demás pacientes con patologías neurológicas.

 

Testimonios



MARÍA ELENA NAVAS - Paciente, 81 años

 

’Lo principal para superar esta enfermedad es tomarla como cualquier otra y no pensar tanto en lo que te provoca, si no te volvés loca. Yo también soy diabética y más me cuesta hacer una dieta baja en azúcar que lidiar con el párkinson’.

 

ENRIQUE OLIVERA - Paciente, 61 años


’Sin el apoyo de la familia no se puede convivir con el párkinson. Desde hace 8 años tengo esta enfermedad y mi esposa y hasta mis hijos me acompañan en el tratamiento y no me dejan ni que me deprima. A veces quise bajar los brazos, pero no me dejaron’.

 

HUGO PALOMO - Paciente, 74 años

’Otra de las herramientas para aliviar los síntomas del párkinson es mantener en buenas condiciones físicas que también te dan seguridad. Por eso yo hasta bailo tango con mi hija para mantenerme en forma. También hay que respetar el tratamiento’.