Científicos de la Universidad de Sungkyunkwan en Suwon, Corea del Sur realizaron una ardua investigación en la cual analizaron detalladamente la capacidad que posee el virus de la rabia de viajar por las células nerviosas e infectar el tejido cerebral. Centraron su investigación en intentar repetir este proceso para transportar nanopartículas de oro y destruir posibles tumores cerebrales.
 

 

Hasta ahora sólo se ha probado en ratones de laboratorio pero la esperanza de que esta técnica se desarrolle puede dar un gran paso revolucionario en materia de medicina.
 

El organismo posee una barrera denominada hematoencefálica la cual impide el ingreso de la mayoría de los patógenos que viajan a través del torrente sanguíneo, el virus de la rabia sería uno de los agentes que puede cruzar esta barrera. Por tal motivo, los científicos analizaron en profundidad este recorrido a modo de inspiración.
 

El equipo de trabajo de Universidad de Sungkyunkwan en Suwon fusionaron las nanopartículas de oro con la fisionomía del virus de la rabia e idearon partículas esféricas que permite unirse con los receptores de las células nerviosas que sirven como puerta de entrada al sistema nervioso. La peculiaridad de estos agentes son sus pequeñas barras de oro que tienen la capacidad de absorber la luz láser y con el calor, permiten destruir el tejido circundante, según afirma un articulo publicado en Science.