La entrega gratuita de copas menstruales en la ciudad de Rosario es propuesta por Agustina Bouza, concejal de Unión PRO Federal, que propicia la utilización del recipiente de silicona para sustituir los tampones y toallas femeninas, por sus beneficios ecológicos, económicos y sanitarios. 


"Durante 40 años una mujer menstruante genera unos 2.600 kilos de basura", dijo la edil rosarina en diálogo con Télam Radio e indicó que "el costo del envase de la copa tiene un valor de entre 300 y 500 pesos, con una duración de 10 años, por lo tanto en comparación con los gastos de los apósitos, es siempre más conveniente". 
Con respecto al cuidado de la salud, Bouza explicó que el recipiente "es hipoalergénico y apto para cualquier edad; no tiene ningún tipo de contra, es casi del mismo tamaño que un tampón y para ser reutilizado simplemente es necesario hervirlo". 


La copa menstrual es un dispositivo de silicona que sirve para contener el sangrado menstrual, y que, según se informa en la web de la empresa que las comercializa en la Argentina, cuenta con las siguientes certificaciones: "ensayos de aptitud sanitaria en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial, de la Facultad de Bioquímica y Farmacia de la Universidad de Buenos Aires; fabricada bajo Normas ISO 9001 y con registro de diseño industrial en el Instituto Nacional de la Propiedad Intelectual". 


La propuesta de la concejal apunta a que la Secretaría de Salud rosarina distribuya la copa menstrual a todas las interesadas de forma gratuita, para lo cual "hay que popularizar el método y que las usuarias dimensionen los beneficios que genera su uso", señaló Bouza. 
 

 

Reutilizable. La copa menstrual puede volver a usarse, pero para eso es necesario hervirla, según aclaran tanto los fabricantes como quienes promueven su uso por sus ventajas ecológicas y económicas.  <

/figcaption>