Abel Pintos dominó un espectáculo musical potente, marcado por un distintivo signo romántico y melódico al que viene construyendo hace años y que lo consolida definitivamente como el artista pop del momento. Con sus gestos, sus mensajes y su versatilidad para expresarse en escena, el bahiense dirigió un gran coro de espectadores que no dejaron de cantar todas las canciones que proponía de su extenso repertorio. Fue durante la primera noche de la Fiesta Nacional del Sol. 


El retraso del show de una hora, que estuvo programado a la 1 de la madrugada del martes, puso impacientes a muchas fans. Pero él creó varios climas y mucha afinidad con su platea a partir de sus pausas, su galantería y hasta de su vestuario (usó una camisa roja y pantalón elastizado blanco, sombrero y sobretodo marrón) pero por sobre todo, la manera de interpretar sus baladas. Fue éste su punto fuerte también, porque no sólo hizo el recorrido habitual de sus grandes éxitos, sino que también ofreció su reciente producción del disco "Once'. Con ello, lejos quedó aquél adolescente que emergía como nueva figura del circuito tradicional del folklore nacional, (recordando su primer placa "Para cantar he nacido' de 1997) para afianzarse como referente pop indiscutido de las adolescentes y también de varios mayores; y con proyección internacional.  


El cantante arrancó de entrada con el hit "Cómo te extraño', primer corte de difusión de "Once' y generó el alboroto en todo el predio del escenario mayor. A lo largo del show, Abel logró cautivar, no sólo a las adolescentes. También hubo varones que, acompañados por sus parejas, bailaban y cantaban imitando los movimientos del artista. Lluvias de espuma, carteles, piropos que se sonaban de una fan: "Te amo' y mucha euforia fue el resultado de un encuentro impactante, prolijo en sonido y luces; y con un buen nivel de convocatoria.  


Al final, el reclamo de la platea se hizo sentir y no quería que Pintos se fuera tan rápido, por lo que él aceptó el convite y regresó a la acción con "Revolución'. Luego dio su mensaje final y prometió volver próximamente. El recital culminó con un saludo junto a sus músicos y recibiendo una gran ovación. 

 

Prensa maltratada  
La organización dispuso que la prensa acreditada sólo debía cubrir las dos primeras canciones para cada artista nacional, decisión que generó inconvenientes a la hora de realizar la cobertura. Personal de seguridad corrió a los periodistas fuera del escenario y no pudieron trabajar con comodidad. 

Colados en plateas  
Varios espectadores que pasaron horas haciendo fila y pagaron sus entradas para conseguir un lugar cerca del escenario, tuvieron inconvenientes con acomodadores por la entrada de muchos "colados' al vallado interno, quienes entorpecían la visual de los plateístas.  

Grandes retrasos  
Hubo impuntualidad en los espectáculos musicales. El show de Galleguillo estuvo demorado una hora y tuvo fallas en el sistema de sonido del artista, por lo que se desmoronó su performance. El recital de Abel Pintos inició a las 2,20 y duró hasta las 4 de la madrugada.