En una medida sin precedentes a nivel municipal, Chimbas destinó $1.500.000 para subsidiar a 430 familias afectadas por las últimas lluvias. Para eso, entregó vales de compra a cada uno de los damnificados por un monto individual de $3.500.

Con ese voucher, los beneficiarios ya empezaron a comprar materiales de construcción en distintas ferreterías del departamento, tanto para reparar techos, como para adquirir membrana, ripio, arena o cemento. Se trata de una acción inédita, que se complementa a la asistencia inmediata que recibieron a través de las áreas de acción social.

Con fondos municipales y provinciales, el intendente Fabián Gramajo informó que la iniciativa buscó ayudar a las familias más afectadas, de acuerdo a las evaluaciones de daños que realizaron los equipos técnicos de la comuna.

Además, con estos subsidios logran también reactivar las pequeñas ferreterías del departamento, pues uno de los requisitos de la asistencia es que los beneficiarios deben comprar los materiales en los comercios del departamento.

Las ferreterías adheridas son 8, todas del tipo barrial (es decir, no entraron los grandes negocios del rubro) y en contraprestación sus dueños se comprometieron a llevar los materiales adquiridos a las viviendas de los damnificados, es decir, asumieron el costo de los fletes. Estos negocios están distribuidos en las zonas Este, centro y Oeste del departamento, para disminuir los gastos de traslado de materiales y de paso, para que los beneficiarios no tengan que recorrer diferentes zonas.

Tras la última lluvia, el 28 de marzo y que en 40 minutos hizo precipitar 24 mm, la cuarta parte del promedio anual, las sectores más afectadas del departamento fueron las de villa Unión, barrio 2 de Abril, villa 1 de Mayo y asentamiento Díaz. Es más, entre los afectados hubo seis familias que debieron ser trasladadas a casas de familiares por el estado precario en que quedaron sus casas.
Ante esta situación, Gramajo anunció el subsidio para compra de materiales, independientemente de la asistencia primaria que recibieron en su momento los afectados. No se trata de dinero en efectivo, sino de vales de compra.

De esta manera, se aseguran que las personas no destinen el monto a otra cosa.
“Hay personas que ya han comprado membrana asfáltica o machimbre para completar trabajos en sus techos, o cemento, arena y ripio e incluso algunos ladrillos para mejorar paredes. En todos los casos, los beneficiarios fueron seleccionados luego de hacer un análisis de sus situaciones habitacionales y sociales tras la última lluvia, que tanto daño hizo”, dijo el intendente.

 

Claves


Sin efectivo

El mecanismo para los afectados por las lluvias, que fueron citados a las delegaciones municipales, es sencillo. Luego de firmar un acta compromiso, les entregan un vale y un listado de 8 ferreterías barriales que firmaron a su vez un convenio con el municipio. Los beneficiarios pueden elegir cualquier negocio de acuerdo a sus zonas (Este, Oeste y centro) y usar ese vale como efectivo.


Con 30 días

El plazo máximo para comprar los materiales por medio del subsidio es de 30 días, pasado ese plazo, el vale perderá validez. Como los asistentes sociales ya hicieron un relevamiento de las necesidades de cada afectado es que tienen un estimativo de qué tipo de materiales son los necesarios para cada caso particular. Esto, en función de evitar que sean adquiridos otros objetos.


El control

En las actas de compromiso que firman los beneficiarios se comprometen a adquirir materiales para reparar daños provocados por la lluvia. Además, los asistentes sociales que hicieron los relevamientos serán los encargados de supervisar las compras y entregas de los elementos, además de hacer el seguimiento de los trabajos. El objetivo es evitar cualquier tipo de irregularidad.