Ante los reiterados casos de apariciones de alacranes en diferentes zonas de la provincia, desde el Ministerio de Salud destacaron la importancia de poder distinguir entre los peligrosos y los inofensivos.

 

 

Recomendaciones

 

En general, la picadura de alacrán se identifica por el dolor agudo e intenso en el lugar donde se produce el aguijonazo. La picadura puede ser sólo local, lo que produce un gran dolor, pero no llega a producir daño en los tejidos donde se produjo la picadura. En este tipo de picaduras, no corre riesgo la vida de la persona.


 
Pero otras picaduras producen un envenenamiento generalizado. También se produce el dolor intenso local, pero al mismo tiempo comienzan otros síntomas, porque el veneno comienza a distribuirse y se pueden sentir taquicardia, dificultad respiratoria, salivación, lagrimeo, temblores. En los casos más graves también puede haber vómitos, diarrea y alteraciones cardíacas.


El Ministerio además da una serie de consejos que se deben tener en cuenta para evitar picaduras:


 
- Revisar y sacudir prendas de vestir y calzados.
 

- Sacudir la ropa de cama antes de acostarse o acostar un bebé o niño.
 

- Evitar caminar descalzo.
 

- Utilizar rejillas en desagües, cañerías y otras aberturas.
 

- Colocar burletes o alambre tejido (mosquiteros) en puertas y ventanas.
 

- Revocar las paredes, reparar grietas en pisos, paredes y techos.
 

- Mantener limpia y ordenada la vivienda y alrededores. Evitar la acumulación de materiales de construcción, escombros, leña porque suelen ser lugares donde se alojan.