El jefe comunal ullunero expresó que, hasta el momento, la deuda municipal asciende a unos 200 mil pesos, cifra que podría estirarse a 400 mil. Albarracín destacó que se les debe a los diversos proveedores y que, además, el Gobierno anterior, encabezado por Alfredo Ortiz, pidió por adelantado el dinero de la coparticipación de diciembre, que se le está descontando actualmente al nuevo intendente.

Albarracín detalló que se les debe al personal contratado, a los médicos que trabajan en el municipio y que hay saldos en rojo en el combustible para las movilidades y en la cuenta de farmacia. El jefe comunal indicó que hay cuatro vehículos en el taller con distintos y variados problemas y que el camión recolector de basura estaba roto cuando asumió. "No esperaba recibir así al municipio, ni pensaba que tuviera una deuda tan grande siendo un departamento tan chico", graficó Albarracín, quien agregó que le pidió ayuda al Gobierno para recibir apoyo financiera.