Juan Román Riquelme no convertía un gol desde el mes de abril del año pasado. Ayer rompió el maleficio con un bombazo de tiro libre.