Búsqueda y desolación. Maximiliano estuvo acompañado de su hermana Soledad. El teléfono del papá de los chicos no paró de sonar y cada llamado lo puso nervioso. 


Le cuesta expresar con palabras lo que siente desde hace 5 días. Sin embargo, sus ojos cansados, ojerosos y colorados, el rostro quemado de pasar horas al sol y a la intemperie y los bostezos que por momento salen solos mientras habla, son suficientes para demostrar cómo está viviendo la búsqueda de sus dos hijos de 14 y 15 años.

Él es Maximiliano Carrizo, un papá que desde hace 10 años cría solo a su hija Brenda (15) y a Gustavo (14) y que desde el sábado en la madrugada no sabe nada de ellos. A la par de los efectivos policiales, sin descansar y hasta recorriendo las calles durante toda la noche, Maximiliano encaró la búsqueda de sus hijos y dijo que teme que los chicos estén en ‘malas manos‘, porque no saben manejarse solos en la calle. 

 

Los jóvenes. Cualquier información sobre los adolescentes (foto), llamar al 911, al 4239648 o al 155731714.

 

Se sacrifica desde hace 10 años en criar a sus hijos, porque la mamá de los adolescentes los abandonó y nunca más volvieron a verla, cuenta. Trabaja de lunes a viernes en un supermercado haciendo limpieza y los fines de semana es sereno. Así se las rebusca para darles lo mejor a sus hijos. Con los ojos llenos de lágrimas y hablando muy bajito, Maximiliano dijo que no entiende por qué sus hijos se fueron, si él les da todo y no son chicos problemáticos, ni con mala conducta. Y mientras siguió de cerca cada paso que los efectivos policiales dieron con los perros buscando rastros de los adolescentes, aseguró que no puede dormir por las noches y mucho menos comer tranquilo. Incluso antenoche estuvo hasta la madrugada en la Terminal de Ómnibus haciendo guardia porque le habían dicho que los chicos estuvieron por ahí. 


‘Los perros de la policía encontraron rastros de los chicos en la Terminal, en los baños. También nos dijeron que estuvieron por una estación de servicio cercana y en este sentido, lo que nos resulta extraño es que ellos no saben manejarse solos por el centro. Siempre van de la escuela a la casa o a la casa de mi mamá. Son muy protegidos‘, dijo Soledad Carrizo, la tía de los chicos y hermana de Maximiliano, y agregó que los chicos no tienen dinero y que por eso para ellos están con algún adulto que los está movilizando y ayudando a sobrevivir. 


Brenda y Gustavo desaparecieron el sábado a las 4.30 de la mañana. Estaban en la casa de su abuela porque su papá estaba trabajando. A esa hora la abuela de los chicos descubrió que la joven estaba con su novio, que es mayor que ella, y la amenazó con llamar a su papá. Cuando la mujer volvió los chicos ya no estaban. Desde ahí no saben nada más de ellos. ‘Yo creo que se asustó y se fue, pero no entiendo por qué mi hijo también. Sospechamos que fue para acompañarla porque siempre están juntos, son muy compañeros‘, dijo el papá de los adolescentes, que al cierre de esta edición eran intensamente buscados hasta con la División Canes de la Policía de San Juan. 

Ellos siempre están juntos. Si se fueron solos, les pido que vuelvan. Estoy desesperado”.
MAXIMILIANO CARRIZO - Papá

de los adolescentes

"Hablamos con el supuesto novio de la chica y colaboró, al igual que el papá y la familia”. NELSON OTAROLA - Oficial, comisaría 27ma

 

Los rastrillajes. Los efectivos policiales hicieron rastrillajes con los perros en las cercanías de la Terminal de Ómnibus. 

Por otra parte, desde la seccional 27ma, Nelson Otarola (a cargo del operativo) dijo que ellos sospechan que esto comenzó como una ‘travesura‘, pero que ya dejó de ser una simple escapada. Incluso ayer, tras hacer rastrillajes en las inmediaciones de la Terminal comentó que hasta pidieron las cámaras de seguridad de la estación de servicios de 9 de Julio y Rawson. Sin embargo, no quiso dar mayores detalles de la hipótesis que manejaban al cierre de esta edición.