Después de la problemática con el agua en Caucete, desde la Municipalidad repartieron botellas de agua a los vecinos. Las mismas eran de 2 litros y fueron distribuidas casa por casa en un operativo en el que colaboraron hasta funcionarios.

 

En pocas horas, los habitantes se percataron de un detalle: la fecha impresa en las tapas marcaba que las mismas habían vencido en 2016. La polémica se instaló en el departamento y autoridades tuvieron que salir a explicar la situación.

 

Walberto Allende, Ministro de Desarrollo Humano, habló en Diario de Mediodía y aclaró qué pasó en realidad. "La máquina etiquetadora no alcanzó a marcar bien la fecha", manifestó el funcionario.

 

 

Lo que ocurrió fue que, en vez de marcar un 8 en el número del año, la máquina no llegó a completar la cifra y signó un 6. Además, desde la empresa explicaron que la falla se puede comprobar con el número de lote, que es el mismo en todas las unidades.