La cantidad de partidos excede la cantidad de canchas, por lo que muchos se juegan en horario nocturno llegando hasta la media noche.