Las encuestas otorgan a Cavaco una ventaja que roza el 60% y duplica prácticamente las intenciones de voto de Alegre.