El primero en comer una porción de la torta fue Franco, uno de los hijos del gobernador.