El arco del sector Sur, que en el primer tiempo fue ocupado por Leonardo Avila, estaba copado de abejas por lo que debieron correrlas con unos trapos y banderas para poder ocupar ese sector. En el complemento lo de las abejas se complicó y el primer línea Milton Pereyra debió subirse en los hombros del canchero de Peñarol para poder correrlas.