Como antes. Atravesarán la cordillera tal como lo hicieron los soldados del ejército sanmartiniano. Ayer mostraron la indumentaria.

 

Estuvieron más de un año realizando la planificación. Vinieron varias veces a San Juan para hablar con baqueanos y ajustar los detalles de la logística y ayer fue el gran día. Un grupo de siete personas de distintos puntos del país comienza hoy a realizar la travesía para recorrer la ruta que hizo Cabot, como parte del plan estratégico sanmartiniano. Lo harán despropósitos de cualquier avance tecnológico y con vestimenta de época. La despedida se llevó a cabo en el museo Gnecco.


Esteban Ocampo, Martín Ocampo (10 años), Pablo Zamprogno, Guadapupe Strada, Javier Madariaga, Daniel G’waszdac’ y Maximiliano Kerszenbaum, forman parte de la Agrupación Recreadores Históricos Escuadrón de Caballería Histórica. Son ellos los que llevarán a cabo esta hazaña. “Es un modo de reivindicar la gesta y de homenajear al pueblo sanjuanino”, dijo Esteban. El grupo partirá hoy desde Tamberías a la cordillera. Harán el paso de Guana, que es el que hizo el Comandante Cabot en 1817, como parte del plan estratégico de San Martín que ideó enviar a las tropas en seis columnas distintas. Y si bien San Martín no cruzó la cordillera por Guana, sino que lo hizo por el Valle de Los Patos, uno de los recreadores hará el recorrido personificando al general, pero a modo de homenaje.


Botas de cuero, trajes de paño, camisa, chaleco, y un gorro de piel. Con esta indumentaria atravesarán las montañas heladas. Y, tal como lo hicieron los soldados del ejército sanmartiniano llevarán una especie de capa de paño. En este cruce no hay bolsas de dormir ni carpas de alta montaña. Los pellones y las monturas servirán para el descanso y hasta la carpa es una recreación de las que se usaban hace 200 años a la hora de emprender la batalla.


El grupo salió ayer del museo Gnecco donde se les dio una réplica de la Bandera de Cabot, que los acompañará durante toda la travesía. Se espera que estén de regreso el próximo 14 de febrero. Ese día, la gente los recibirá en la Plaza Seca del Centro Cívico y devolverán al museo la bandera.