Con el fin de sostener y mejorar la cantidad de viviendas en construcción que lleva adelante el Estado, y al mismo tiempo favorecer la reactivación económica y asegurar la ocupación de la mano de

obra, se pone en marcha un novedoso plan: Las empresas constructoras se convertirán en "socias" del Estado y van a participar en el financiamiento conjunto para la construcción de viviendas. Hay dos operatorias con ese objetivo, una es el Plan 20% Estado - 80% Privado, y la otra; la venta de Terrenos Urbanizados. Se trata de nuevas alternativas de adquisición de viviendas que tendrán los sanjuaninos, diferenciadas según el nivel de ingreso de las familias, y que apuntan a poder realizar más viviendas con el mismo presupuesto, derivar la demanda de familias con mayores recursos o ahorros por operatorias diferentes a las de vivienda social (IPV), y mejorar las probabilidades de salir sorteados de quienes cuentan con menores ingresos. "Lo que estamos incentivando es que el privado construya más", dijo el ministro de Obras, Julio Ortiz Andino. El funcionario indicó que actualmente hay empresas privadas que construyen algunos barrios, privados o abiertos, pero con una cuota alta de difícil acceso. Ante esto, y además para ofrecer alternativas de una segunda o tercera vivienda para los hijos que se están por independizar, una persona sola o alguien que se divorció, se lanzarán estas operatorias. Ortiz Andino explicó como será el mecanismo del plan 20/80: el Estado aportará un 20% del total de fondos necesarios para un barrio, que las constructoras deben devolver después construyendo otras viviendas sociales, del IPV en el lugar que designe el Gobierno. A su vez las empresas privadas van a hacer el plan de pagos que quieran, para la gente que quieran; con el 80% restante que aportan por su cuenta. "Lo fundamental es que el 20% aportado por el Estado se va a devolver con viviendas que cumplan con las condiciones del IPV. Con el 80% restante las empresas podrán comercializar las casas como quieran, y estamos confiados que dentro de ese 80% hay un grupo que va a liberar nuestro padrón de demanda del IPV, el cual se va a ir achicando gracias a las inversiones privadas". El otro plan brinda una alternativa a los terrenos que tiene el Gobierno a disposición, algunos de ellos en el centro como el exedificio de Bomberos. "Allí se puede hacer un edificio de departamentos y para el IPV eso es difícil hoy día", dijo el funcionario. Lo que se hará es ofrecer esos terrenos en concursos o licitaciones a constructoras para que construyan lo que ellos quieran, incluso salones comerciales con departamentos, y el precio del terreno será pagado al Estado mediante la construcción de viviendas sociales para el IPV, en lugar a designar. No es todo. Además se lanzará una "canasta de inversiones", para incentivar que los sanjuaninos inviertan sus ahorros en la provincia, y entre los destinos estará invertir en la construcción privada de viviendas. Las asociaciones civiles, profesionales y gremios también podrán desarrollar con el apoyo del Estado proyectos urbanísticos de viviendas.

Casas más baratas

Habrá alternativas para reducir el costo de las viviendas sociales que ejecuta el IPV, apuntando a disminuir la carga impositiva, gastos indirectos y una revisión de materiales.

Rebaja impositiva

7,55 por ciento de ahorro se alcanzará con la rebaja de cargos como Ingresos Brutos, tasa constructiva, fondo operativo, registro y construcción final en contratos de obra pública


Clase media

Se apunta también a satisfacer la demanda de clase media, especialmente a través de gremios. Al iniciar operatorias nuevas se busca eliminar la "venta de carpetas", un negocio para pocos.