Desesperación. La mayoría de las casas del asentamiento 25 de Mayo, en Ullum, se inundaron por la lluvia. Algunos vecinos se autoevacuaron.

 

Torrencial y atípica. Así resultó la lluvia que azotó a gran parte de la provincia la noche del martes pasado, superando la cantidad de agua que suele precipitar a principios de otoño. En 40 minutos llovió un 26% más de lo que suele llover en todo el mes de marzo, según dijo Germán Poblete, climatólogo. La tormenta afectó a más de 400 familias, derribó algunas viviendas precarias, provocó cortes de ruta y dejó sin clases a unos 2.000 alumnos, entre otros inconvenientes. Ullum y Valle Fértil fueron los departamentos más afectados. 


Normalmente, durante marzo las lluvias alcanzan una media de 19 milímetros, pero el martes en menos de una hora llovió 24 milímetros. Si bien esto fue una eventualidad, los entendidos no descartan que vuelva a ocurrir. ’La del martes fue una lluvia típica del mes de enero por sus características de corta duración, pero torrencial. Si bien fue un evento atípico, no significa que no vaya a repetirse en lo que resta del otoño’, dijo Poblete’. 


La intensidad de esta lluvia se hizo sentir en Albardón, Rawson, Rivadavia, Chimbas, Santa Lucía, Pocito, Ullum y Valle Fértil, los dos departamentos más afectados por el temporal.


En Ullum hubo que evacuar a 5 familias que fueron alojadas en el CIC. Además, otras 20 se autoevacuaron y 80 tuvieron que ser asistidas con palos y nailon para apuntalar los techos de sus viviendas. La zona más perjudicada fue el asentamiento 25 de Mayo, donde también se derrumbó una casa por completo. (Ver a parte).


Mientras que en Valle Fértil la lluvia provocó la bajada de crecientes que dejaron intransitables algunos sectores de la Ruta 510 y de la 141. A raíz de esto unas 60 familias de Baldes de Chucuma y de Funes quedaron aisladas y a la espera de asistencia. 


En Chimbas hubo 6 familias autoevacuadas, mientras que otras 89 tuvieron que ser asistidas por el municipio con palos y nailon. En tanto que en Rivadavia y Pocito se asistió a 83 y a 80 familias respectivamente; mientras que en Albardón y Rawson fueron 50 en cada comuna las que requirieron ayuda; y en Santa Lucía, 30.


La lluvia también dejó sin clases a unos 2.000 chicos, según se informó desde Educación. Fueron los que asisten al turno mañana de las escuelas de gestión estatal Provincia de Catamarca, Carmen Peñalosa de Varese y San Juan de la Frontera. También los que asisten Ciudad del Sol, Pérez Hernández y Colegio Inglés, de gestión privada. Los edificios tuvieron problemas de desagote o fallas eléctricas.


También hubo caída de árboles y cortes de energía eléctrica.

 

En la calle, tras la caída de su casa
Camila Agüero no pudo contener el llanto tras ver su casa, en el asentamiento 25 de Mayo, destruida. La lluvia carcomió los adobes lo que provocó el derrumbe total de la vivienda en la que vivía esta joven de 22 años con su pareja y su hija de 5 años. ‘Lo primero que se cayó fue el baño y luego el dormitorio. A penas tuvimos tiempo de sacar el mueble donde guardo los cuadernos y la ropa con la que voy a la Escuela de Policía. Los demás muebles y hasta los materiales del jardín de mi hija quedaron bajo los escombros’, dijo la joven que tuvo que mudarse a la casa de un pariente. 
 

 

El pronóstico

Según el Servicio Meteorológico Nacional se prevé cielo parcialmente nublado para los próximos días, pero sin probabilidades de lluvia. Para hoy se espera una mínima de 22 grados y una máxima de 29, para mañana una mínima de 18 y una máxima de 27.

Acto suspendido

Por los inconvenientes generados por la lluvia, el Gobierno decidió posponer la entrega de viviendas en Chimbas, prevista para ayer en la tarde. Se trata de 88 viviendas del Barrio Chimbas Conjunto 10 y 41 del Barrio Chimbas Conjunto 2. 

 

Imprudencia. Un automovilista fue arrastrado por la creciente que atravesó la Ruta 510, en Valle Fértil. El conductor decidió avanzar, pese al peligro.