Luego de la decisión oficial de establecer una amplia franja horaria en el comercio sanjuanino, de 8 a 21, de lunes a sábados, que entró en vigencia el sábado 19, entre los dueños de negocios ayer, en la primera jornada de la semana laboral, ganó terreno la modalidad de horario partido. De 9 a 13 por la mañana y de 17 a 21 por la tarde, aunque algunos optaron por trabajar de 16,30 a 20,30. No obstante, a los empleados no les convencieron los cambios y expresaron sus razones: que tienen más gastos para trasladarse, porque deben tomar dos colectivos más, y que antes tenían buena parte de la tarde libre, porque salían a las 18. En medio de las posiciones que no coinciden, el Gobierno provincial dispuso reforzar la circulación de colectivos a partir de hoy, para evitar contagios por el Covid-19.

El refuerzo de coches en la práctica significará agregar una unidad por línea en los horarios de ingreso y de salida del comercio, tanto en la mañana como en la tarde, según explicó el secretario de Tránsito y Transporte, Jorge Armendariz. Aunque se conserva la restricción de 22 pasajeros por colectivo, según lo dispuesto por el Comité Covid-19.

Dentro de las flexibilizaciones que se han venido instrumentando desde el Gobierno provincial, el sábado entró en vigencia el cambio de horarios del comercio, que había venido trabajando de 10 a 18. Y como la postura fue establecer una franja horaria amplia, según explicó el secretario de Industria y Comercio, Alejandro Mestre (ver aparte), quedó en cada comerciante la decisión del horario a seguir. Una señal fue de la Cámara de Comercio, que preside Hermes Rodríguez, que sugirió abrir de 9 a 13 y de 17 a 21. Y fue la que prendió con más fuerza. "A la siesta no había clientes", explicó Mabel Recabarren, encargada de la tienda Azul en la peatonal Tucumán. Y con ella coincidió María Caridad Gómez, encargada de Etam. "Desde las 14 a las 16 había muy poco movimiento", sostuvo.

No obstante, desde el Sindicato de Empleados de Comercio, Mirna Moral se quejó porque dijo que "no nos consultaron para tomar la decisión" (ver aparte).

De acuerdo a las opiniones cosechadas, el horario corrido había caído muy bien entre los empleados porque ahorraban dos pasajes en colectivo, aunque tenían que pagarse el almuerzo. Y como salían temprano, porque a las 18 ya estaban libres, algunos aprovechaban para realizar otra actividad o para estar más tiempo con la familia. Por eso el cambio no los convence.

De acuerdo a un recorrido por el microcentro, la mayor parte de los negocios, incluidas las grandes cadenas como Falabella, Frávega, Naldo y Musimundo, han optado por el horario partido, de 9 a 13 y de 16,30 a 20,30. La excepción fue Garbarino, que continuará con atención al público de 10 a 18, por lo menos durante lo que queda de septiembre. Es que a medida que empiece a apretar el calor los clientes le seguirán escapando a hacer compras durante el horario de la siesta.

Carlos Iramain, que administra dos galerías comerciales, dijo que de común acuerdo con los dueños de negocios acordaron volver al horario partido, como fue antes del inicio de la pandemia.

Shoppings

Para shoppings y centros comerciales de la provincia, el Gobierno provincial dispuso ampliar el horario autorizado para llevarlo de 11 a 22 horas. Además se autoriza la apertura los días domingos. Supermercados, comercios de proximidad, farmacias y ferreterías trabajarán de lunes a domingos, de 8 a 21

Franja

13 Es la cantidad de horas establecida por el Gobierno para que el comercio local disponga el horario de atención al público. Entró en vigencia el sábado 19.

Dos opiniones

ALEJANDRO MESTRE / INDUSTRIA Y COMERCIO

"Hay que evitar las confusiones"


"Cuando hablamos de los horarios del comercio que se han dispuesto en la provincia a partir del sábado pasado creo que debemos estar atentos a la hora de comunicar las medidas. Es porque hay que evitar las confusiones. Lo primero que debemos tener en cuenta es que el Comité Covid lo que ha definido son franjas horarias. La franja es el extremo horario de punta a punta en el cual las actividades económicas pueden llevarse adelante. Y dentro de esa franja horaria cada comercio define el horario de apertura y cierre de su negocio, lo cual es una facultad privativa del empleador decidir sobre su propio local, siempre respetando los derechos de los trabajadores. Por ejemplo los límites a las jornadas laborales máximas diarias y el cómputo semanal establecido en la Ley 20.744. Es por esto que me parece importante dejar en claro los diferentes conceptos. Dentro de las franjas horarias autorizadas, los comercios definen sus horarios de apertura y cierre respetando las jornadas laborales de sus empleados tal como lo establece la ley de contrato de trabajo. Pero no significa que los empleados deben trabajar de 9 a 21, es decir durante 13 horas de trabajo. Es importante hacer la aclaración para evitar confusiones. Estos temas se irán manejando de acuerdo al avance o no de los contagios".

MIRNA MORAL / EMPLEADOS DE COMERCIO

"Ahora no nos consultaron"

"Lo que más molestó fue que nos enteramos de los nuevos horarios de manera informal y por un noticiero. Ahora no nos consultaron. Habíamos tenido buen contacto con las autoridades en otras oportunidades, pero no en este caso. La nueva modalidad trae un montón de problemas, por ejemplo que hay que salir antes para llegar al trabajo porque por colectivo entran sólo 22 personas. Si me hubieran consultado hubiera dicho que la salida fuera a las 20 o haber mantenido al menos 15 días más el horario corrido. Además, no es lo mismo pagar cuatro pasajes que dos, ahora habrá un mayor gasto. Entrar a las 9 me parece bien, pero salir a las 21 es muy tarde. Es que el empleado estará más expuesto a los contagios porque va a tener que viajar más tiempo y más veces. Por eso insisto con que tener que movilizarse cuatro veces al día no es conveniente, por el problema de los contagios. Hay más riesgo de enfermarse. En otras oportunidades hemos estado en la mesa del diálogo intercambiando ideas, pero no fue este el caso. Hay que aclarar también que no se trata de trabajar desde las 9 a las 21, sino que hay que cumplir ocho horas diarias. Los empleados se merecen un trato especial porque han estado trabajando desde la primera hora, tratando de que la provincia no se paralizara en ningún momento".