Para poder incorporar a los 4.663 contratados, los diputados exceptuaron al Poder Ejecutivo de las prohibiciones que establece la ley de contención del gasto que se sancionó en el año 1991. El costo extra por las designaciones en planta permanente es de 12 millones de pesos mensuales.