Al comienzo de la entrevista José Fernández usó una sola palabra para describir las pérdidas que le ocasionó no poder abrir su local de comida durante la segunda noche de feria: "Incalculables". Pero, más calmado, luego dio detalles específicos sobre las mismas. Calculó que, entre el precio del alquiler diario ($5.000), la falta de recaudación de las ventas (la primera noche de feria recaudó $6.000), y el precio de la mercadería que tuvo que tirar (por un valor de $15.000), perdió un total de $26.000. Pérdida que no sólo afectó su bolsillo. La noche del miércoles pasado, cuando los organizadores de la Fiesta Nacional del Sol anunciaron que la feria se suspendía por mal tiempo, tuvo un pico de presión que le provocó un derrame en su ojo derecho. DIARIO DE CUYO dialogó con 10 propietarios de locales gastronómicos en el Predio Ferial que atravesaron la misma situación angustiante que Fernández. Las pérdidas denunciadas por cada uno, por una noche sin trabajo, dio un total de $205.750.

Otro de los más afectados fue Gastón Gómez, quien, según sus cálculos, perdió unos $55.000. Dijo que el corte de electricidad por varias horas y para prevenir accidentes, cortó la cadena de frío a los pescados y mariscos que tenía en el freezer para preparar paella durante las 3 noches restantes de feria, y que los tuvo que tirar en su totalidad. Tenían un valor de $40.000. A esto le sumó los $5.000 del alquiler diario y los $10.000 que podría haber recaudado con las ventas, como lo hizo durante la primera noche.

Agustín Brizuela es de Caucete y para poder hacer funcionar su restaurante en el predio tuvo que alquilar un servicio de lunch, por $3.000 diarios. Por la distancia, le fue imposible trasladar mesas, sillas y vajilla de su local en ese departamento hasta el Predio Ferial. A eso le suma otros gastos que tiene a diario: $5.000 por el alquiler del espacio y $3.200 en sueldos y traslado de los empleados. Durante la primera noche de feria vendió $18.000 y contó con un buen margen de saldo positivo. Pero el miércoles a la noche tuvo los mismos gastos, pero $0 de recaudación.

Por su parte, los otros siete propietarios de los locales de venta de hamburguesas, chivo a las llamas, choris al vino, pollo al disco y pasta, consultados por este diario, dijeron haber perdido $5.500, $9.800, $10.500, $15.750, $15.000, $24.000 y $15.000 cada uno.