En 1867, para suceder a Mitre, Aurelia propuso el nombre de Sarmiento como candidato a presidente y desde ese momento trabajó para su campaña política.