Vivir un cambio brusco y experimentar una dificultad que lleva a cuestionarse si se está viviendo la vida que uno quiere es, en líneas generales, el motivo principal por el que los sanjuaninos realizan terapia, según los datos brindados por la Obra Social Provincia (OSP).


Entre 19.000 consultas cubiertas el año pasado por la obra social (que significó el 48% de todas las sesiones registradas en el Colegio de Psicólogos en la medición que realizó para el mes de noviembre de 2017), en el 52 por ciento de los casos el motivo más frecuente está relacionado con un cambio que puede generar una crisis tanto individual como relacional (familiar, laboral). En este grupo están incluidos principalmente los problemas biográficos, los paterno-filiales y los de pareja.

 

 

Los problemas biográficos están asociados con una etapa del desarrollo o con otras circunstancias de la vida. La incorporación a un colegio y los cambios experimentados por un inminente o reciente matrimonio, divorcio o jubilación son sus principales ejemplos, aunque también una mudanza puede ser el disparador de una situación de angustia que motiva a buscar ayuda profesional.


Entre los problemas paterno filiales, la licenciada en psicología Hana Scaliter afirmó que si bien hay adolescentes que hacen terapia debido a que fabulan a sus padres y tienen un bajo rendimiento académico, es más común que suceda que los padres se acerquen al consultorio para que el hijo haga terapia, cuando la crisis se origina porque son ellos quienes no saben poner límites de forma clara para el adolescente. "Ante planteos de querer dejar la escuela, un padre quiere que su hijo consulte a un psicólogo y en realidad el motivo es que el adulto es quien debe solucionar una crisis propia", graficó la psicóloga.


Scaliter señaló que la infidelidad es el motivo más recurrente en el caso de los problemas de pareja (aunque también se dan los casos de problemas de comunicación). Si bien la mayoría de quienes apelan al psicólogo son mujeres (7 de cada 10 casos según el informe de la OSP), la licenciada aclaró que crece sostenidamente la consulta de varones."Hasta hace un tiempo, casi era exclusiva la presencia de mujeres en el consultorio. Pero últimamente aumenta la presencia de los varones en las sesiones. Y atravesar por una situación de infidelidad de su pareja es la mejor muestra de esta tendencia", sostuvo la profesional.


Scaliter indicó que estas consultas no están relacionadas a un trastorno mental, sino a las distintas etapas de la vida y se las considera crisis vitales. Generalmente la primera aparece en la adolescencia, cuando empiezan los cuestionamientos al entorno. Según las edades, en San Juan el segundo grupo que más recurre a la terapia es el que comprende de los 13 a los 26 años, con el 21 por ciento de las 19.000 consultas.


Luego, la crisis de la juventud, en la que hay que enfrentarse a la toma de decisiones. Después, la que contiene al grupo mayoritario (41 a 55 años, con el 25%) que se resume en las preguntas "¿Qué estoy haciendo con mi vida?' o "¿Estoy viviendo mi vida como quiero y con quiero?'. Finalmente, la etapa en la que concluye la vida laboral, los hijos inician sus propios proyectos de vida y el cuerpo está afectado por el paso del tiempo.


En el segundo lugar de los motivos de consulta se encuentran los trastornos de ansiedad, con el 34%. Scaliter indicó que básicamente se trata de situaciones vinculadas a las mismas causas que el grupo mayoritario, pero se agrega un trastorno mental, porque aparecen la preocupación y ansiedad crónicas y exageradas con relación a la vida cotidiana.