Por segundo día consecutivo, monseñor Jorge Lozano llegó al Penal de Chimbas. Es esta oportunidad, para rezar el Vía Crucis junto a los reos.

 

El rezo se hizo en todos los pabellones junto a internos alojados en cada uno de ellos. Fueron los mismos internos quiénes sostenían la Cruz.  La recorrida comenzó en el pabellón de presos de lesa humanidad, siguiendo por salidas transitorias, adictos, hasta máxima seguridad y pabellones de mujeres                      

 

Monseñor recibió un obsequio, una artesanía elaborada por los internos