Al no estar bajo ninguna normativa que los obligue, los gremios del sector privado debieron negociar con la patronal los plus. En este caso, buena parte de los montos quedaron supeditados a las posibilidades de cada sector.