Uno  de los choferes que iban al mando del Turbus que volcó en Horcones ayer recuperó la libertad anoche.

 

Después de la tragedia vial que dejó como saldo 19 muertos y 22 heridos, los colectiveros quedaron detenidos e incomunicados en la Comisaría 11 de Luján donde el fiscal Gustavo Pirrelo les tomó declaración.

 

A última hora el acompañante, Francisco Sanhueza, quedó en libertad. Según trascendidos, el hombre iba descansando en el momento del accidente.

 

Por su parte, el conductor identificado como Pedro Vargas Campos continúa detenido. Desde la Justicia chilena informaron que Vargas Campos no registra antecedentes viales ni penales en el vecino país. Según confirmó el procurador de la Corte de la provincia, Alejandro Gullé, el velocímetro del colectivo quedó parado en 100 km/h en una zona donde la máxima es de 40 km/h.