Dilma Rousseff, una ex militante de grupos guerrilleros que fue torturada durante el régimen militar brasileño (1964-1985) se reunirá con las Madres de Plaza de Mayo este lunes durante su visita a la Argentina.

Ella pidió personalmente que la reunión fuera incluida en su agenda oficial en Argentina, dijo el asesor de la Presidencia para Asuntos Internacionales, Marco Aurelio García.

La presidenta "tiene una gran sensibilidad para los asuntos relativos a los derechos humanos", aseguró García, que ocupó el mismo cargo durante el Gobierno del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Las Madres y Abuelas de la Plaza de Mayo se han hecho famosas por sus iniciativas para buscar a sus hijos y nietos desaparecidos durante la dictadura argentina y para exigir el enjuiciamiento de los responsables por crímenes de lesa humanidad en Argentina.

García lamentó que, por falta de tiempo, Rousseff no podrá visitar durante su estadía en Buenos Aires el Museo de la Memoria Abierta, construido en la antigua sede de la Escuela de Mecánica Armada de la Marina (ESMA), un local que fue uno de los principales centros de tortura en Argentina.